Inicio»Opinión»Un pasado de gloria y un presente de luz

Un pasado de gloria y un presente de luz

0
Compartidos
Google+

Fundado en 1859, el Instituto Campechano es clave para entender el devenir del sistema educativo en Campeche. Cuando se recorre el centro de la ciudad de Campeche, desde afuera se observa un imponente edificio con altos muros, balcones y hermosos herrajes que son invitación a conocer su historia. Desde adentro se mira de otra manera. Al adentrarse en sus pasillos crece la admiración por su magnífica arquitectura. Espacios amplios que son aulas donde se imparte educación. El ir y venir de estudiantes da vida a este formidable centro de estudios.

Hablar de este histórico colegio despierta mis reminiscencias, tuve el privilegio de abrevar conocimiento en sus aulas, me tocó estudiar ahí la secundaria en el tiempo que fue rector el Lic. Ermilo Sandoval Campos, un gran educador que ayudó a forjar el futuro a decenas de generaciones. Egresé de esta escuela con una base formativa que me permitió continuar mis estudios universitarios hasta obtener el preciado título profesional.

Con el paso de los años y las naturales ocupaciones de la vida, pocas ocasiones tuve de volver mis ojos  —y pasos también —, a lo que acontecía con este centro educativo. Si acaso enterarme de esporádicas noticias que fugazmente leía en los medios de comunicación, o asistir invitada a algunos acontecimientos culturales.

Sin embargo, dos eventos ayudaron a cambiar esta situación: uno, observar de cerca la nueva dinámica que ha implementado el rector Fernando Sandoval Castellanos para sacudir polvos y recuperar la brillante imagen de este centro educativo; dos, ser sede de la presentación de mi primer libro de cuentos. Ambos sucesos me dieron el pretexto perfecto para reencontrar emociones en las aulas y los pasillos del benemérito colegio.

Me percaté y constaté del entusiasmo de sus autoridades para promover cambios y mejoras en el aspecto del edificio, conjuntamente con la necesaria actualización que se implementa en la labor académica.

De este último punto abundaré un poco, porque me parece súper oportuna la acción de instrumentar planes y programas para estar a la vanguardia digital, tal y como lo exigen las nuevas tendencias educativas. Este esfuerzo se resume en dos palabras: iniciativa y modernización.

Con este propósito, el Instituto Campechano trabaja vertientes estratégicas como el proyecto denominado I.C. Digital, que inicialmente contempla ampliar la RED NIBA para impulsar el uso de banda ancha WiFi intramuros, para uso de alumnos y profesores; la modernización del formato de títulos profesionales ahora con 12 candados de seguridad, no más vitelas; la atención de los trámites de control escolar  —ahora vía internet —, que significa considerable ahorro de tiempo y agilidad en su resolución.

También, la puesta en marcha del primer diplomado totalmente en línea en la historia del instituto, el trabajo dedicado al fortalecimiento de las currículas académicas, la actualización del Modelo Educativo que toma en cuenta los tres elementos indispensables del proceso enseñanza-aprendizaje: Emisor (docente experto en su materia), Mensaje (contenido vigente y útil), y Receptor (alumno motivado y desarrollo de competencias). La instrumentación de nuevos servicios para el alumnado (v.g. instalación de dispensadores de agua); y la práctica de actividades de sano entretenimiento como el ajedrez, entre otros.

Enterarme de todo lo que se está innovando al interior del Instituto Campechano, sin duda, tiene que ver con el hilado fino del actual rector y, por supuesto, con el empeño del gobernador Alejandro Moreno Cárdenas de brindar a los estudiantes campechanos las condiciones propicias para desarrollar sus talentos, ser competitivos y estar dispuestos a luchar por  un mejor futuro.

No hay duda, el emblema del instituto tiene total vigencia: “Un pasado de gloria y un presente de luz”.

Bertha Paredes Medina

Noticia anterior

Herido intenta huir de hospital

Siguiente noticia

Arrasa el fuego 4 has. forestales; hay 41 brigadistas en Calakmul

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *