Inicio»Opinión»Señor obispo, estoy indignado

Señor obispo, estoy indignado

0
Compartidos
Google+

Nuestra gente

“Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”, Jesucristo (Mt.22,21)

 

Estoy indignado, señor Obispo, porque acabo de salir de misa en Catedral y el sacerdote que la ofició incurrió en calumnias al concluir la asamblea. Dijo —dirigiéndose a los padres de familia presentes—, lo siguiente:

—¿Saben ustedes que cuando comience el nuevo ciclo escolar, habrá en las escuelas primarias vestidos para los niños? ¿Ya se enteraron que les preguntarán si quieren ser niñas o niños? ¿Están de acuerdo ustedes en que por algunas leyes ya se pueden casar personas del mismo sexo? Y, lo peor, ¿que podrán adoptar niños?

—¡No! —Contestaron la mayoría de los asistentes—.

—Entonces, participen en una marcha no organizada por la Iglesia que se llevará a efecto pronto, para protestar por este peligro para las familias. Lleven a sus hijos y a los que puedan.

Estoy indignado, señor Obispo, porque sacerdotes como ese exacerban los ánimos de los feligreses, cuando deberían ser portavoces de la doctrina de Cristo, que es de paz, de conciliación, de tolerancia y de amor. Lo peor, padre obispo, es que lo que él pregonó, con certeza son infundios en los que de seguro ni él mismo cree. Los sacerdotes son, a mi juicio, personas bien preparadas en todos los temas religiosos y sociales.

Estoy indignado, señor Obispo, porque si habló a nombre de la Diócesis, se habrá sumado a los que a nivel nacional, empezando por el Arzobispado, se empeñan en transgredir las leyes mexicanas que hacen real la separación de la iglesia con el Estado.

A lo largo de mi vida, señor Obispo, he tenido muy buenas relaciones con varios obispos —los dos anteriores a usted y monseñor Arturo Lona Reyes, de Tehuantepec—, y con todos los buenos sacerdotes que han estado en Seybaplaya, y que jamás incurrieron en desaciertos similares.

Soy católico, con menos fe de la que me gustaría tener, pero católico. Y obviamente, por uno que yo escuche arengar de esa manera, no voy a juzgar a todos. Respeto y estimo a muchos.

Fernando Almeyda Cobos

Noticia anterior

Entender

Siguiente noticia

Llaman a inscribirse a programas de la ABP

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *