Inicio»Opinión»El gasolinazo y cosas peores

El gasolinazo y cosas peores

0
Compartidos
Google+

1.- El PAN y el PRD, por citar a los dos partidos más grandes opositores al PRI, condenaron acremente el aumento súbito del precio de las gasolinas. El PAN y el PRD, solo para citar a los dos mayores partidos de oposición, aprobaron el 27 de octubre del 2016 el dictamen de la Ley de Ingresos para el año 2017 enviada por el presidente Peña Nieto, y en ella estaba considerado el ingreso que se obtendría con el dicho gasolinazo. Y no es que se pida que compartan públicamente esa responsabilidad —no hay qué pedir peras al olmo—, pero por dignidad debieron quedarse callados, cuando menos.

2.- Ante el lamentable silencio de los panistas, en redes sociales y hasta en columnas de periodistas profesionales se ha dicho que no es cierto que las gasolinas estuvieran subsidiadas. Bueno es que los interesados en no seguir propalando esa falsedad, localizaran en la hemeroteca o en internet lo que en el 2012 declaró en Los Pinos el entonces presidente Calderón, a un grupo de jóvenes delegados de diversos países del Young 20 —émulo del G20—, “…algunos candidatos presidenciales están proponiendo que se retire el subsidio a las gasolinas y yo también lo desearía, pero las experiencias de otros países ante una medida de ese tipo no la hacen recomendable: alguien tendrá que tomarla cuando ya sea insostenible”.

3.- Los políticos de diversos partidos han denostado al PRI y al presidente Peña Nieto por reformas diversas, sobre todo la energética, acusándolos de vende patrias (sic). En la misma reunión del Young 20 el presidente Calderón opinó que… “Pemex jamás podrá lograr el progreso que se merece si no logra alianzas estratégicas con petroleras de otros países, cuando menos con Petrobras”. El Congreso Federal no aprobó las iniciativas de reformas enviadas por FCH, e igual suerte hubiera corrido EPN, si antes de exponerse a ese rechazo no hubiera convencido a los líderes nacionales del PAN y del PRD.

4.- No falta quienes dicen que este gasolinazo es producto de la reforma energética. Nunca, funcionario federal alguno pronosticó efectos de esta reforma antes del 2020, lo cual resulta obvio.

5.- Decir o dar a entender que el multi mencionado gasolinazo es producto de presiones externas incontrolables, es una verdad a medias, pues estas presiones que todos conocemos lo que hicieron fue precipitar esa impopular decisión. “… alguien tendrá que tomarla…”, sentenció FCH durante el último año de su mandato presidencial.

6.- Ante un llamado presidencial a que todas las dependencias oficiales se sumen a un urgente plan de austeridad, casi de manera generalizada ha habido respuesta, pero me temo que lo que casi todas resolvieron no es el plan de austeridad al que se convocó, pues renunciaron a prebendas, remuneraciones y hasta sueldos pero para otorgárselos a los rubros diversos escogidos de manera individual: salud, educación, agronomía, ataque a la pobreza, etcétera. ¿De qué sirven a las finanzas públicas esos recursos a los que se renunciaron? Algunos de estos recursos servirán para efectos electorales. ¿Se han dejado bases sólidas —legales— para que en años posteriores este plan de austeridad persista, gobierne quien gobierne? ¿Es esta una nueva perogrullada?

Fernando Almeyda Cobos

Noticia anterior

Hoy se regularizaría el suministro de agua

Siguiente noticia

Escuelas reciben acciones de saneamiento de la Copriscam