Inicio»Opinión»Zavala, merolico de AMLO

Zavala, merolico de AMLO

0
Compartidos
Google+

Las críticas lanzadas en contra de los medios de comunicación locales por el dirigente estatal de Morena, Manuel Jesús Zavala Salazar, no es más que una reedición de la penosa actuación de su líder nacional contra los reporteros y medios de comunicación que cubren sus conferencias de prensa.

Creo que Zavala no ha valorado el trabajo de los reporteros que le hacen el favor de escuchar sus mismos lamentos y acusaciones de siempre, de las cuales jamás aporta pruebas, pues solo repite como merolico las mismas frases que dice su líder nacional: que si la mafia en el poder, que si el prian o el prierredé —por ambos también pasó AMLO—, que si todo es un complot, que todos los periodistas están vendidos, que tienen derecho a callar… Vaya, cada conferencia parece capítulo de su telenovela “Manuel, casos de la vida irreal”.

Hasta hoy Manuel Zavala no ha dado a conocer de dónde saca dinero para vivir como rey, con lujos que incluyen ropa fina, zapatos y cinturones importados, camioneta propia y muy cara, por citar algunos. ¿Cómo le hace para obtener lo que tanto critica en los demás? El doble discurso del que tanto se queja le queda como anillo al dedo, al igual que a su líder López Obrador y a sus allegados. Con la diferencia de que ellos sí tienen derecho a disfrutarlo, sin que los llamen corruptos. ¿Por qué?

Analice usted los hechos exhibidos en torno al tabasqueño desde hace 15 años: manejo de recursos ilícitos, enriquecimientos inexplicables, recaudaciones no declaradas al fisco, deshonestidad, corrupción y manipulación de la información. Esa es la oferta política de los morenistas, comenzando por Manuel Zavala aquí en Campeche.

Por el bien de la libertad de expresión y el respeto a quienes honrosamente realizan a diario su trabajo periodístico, Manuel Zavala debe empezar por pedir una disculpa pública a todo el gremio. Imagínense si así nos pretenden gobernar, lo que nos espera como comunicadores. Seguramente sufriremos como nuestros hermanos venezolanos, o quizá peor.

 

Jorge Gustavo Sansores Jarero

Noticia anterior

Exigen comisarios salida de invasor de terreno ejidal

Siguiente noticia

Conviven sin celular