Inicio»Opinión»«Horizontes» Por Tere Mora Guillén

«Horizontes» Por Tere Mora Guillén

0
Compartidos
Google+

La pandemia de Covid-19, ha demostrado que las mujeres que dirigen diversas naciones, destacan por su temprana intervención, ó por su capacidad de hacer exámenes y aislar de manera adecuada a los pacientes.

Son siete países -según datos de la Universidad Johns Hopkins-, los que hasta el 16 de abril, registraban un bajo número de fallecidos por Covid-19: Dinamarca, gobernada por Mette Frederiksen, tenía 309 muertes por Coronavirus; Islandia, gobernada por Katrín Jakobsdóttir, con 8 decesos; Finlandia, cuya líder es Sanna Marin, llevaba 72 fallecidos; Alemania, con su presidenta Ángela Merkel, registraba 3 mil 804 muertes; Nueva Zelanda con su Mandataria Jacinda Ardem, 9 pérdidas; Noruega, bajo el liderazgo de Erna Solberg, tenía 150 defunciones, Taiwán bajo la presidencia de Tsai Ing-wen, llevaba 6 muertes.

La cadena CNN o la revista Forbes -que publicó un informe, basado en cifras del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades-, afirman que las respuestas de éstos países fueron las mejores frente a la pandemia.

La socióloga Leta Hong Fincher, quien ha escrito sobre feminismo para los diarios New York Times y Washington Post, ha manifestado que «Las mujeres en puestos de liderazgo, están haciendo un trabajo desproporcionadamente grande a la hora de gestionar la pandemia, ¿por qué no hay más?», reflexionaba…

Llama la  atención que en un mundo en el que menos del 7% de los líderes globales son mujeres, según estadísticas de la Unión Interparlamentaria publicadas por Naciones Unidas en 2019.

Lo cierto es que la impotencia, la improvisación y “el estilo personal de gobernar”, han sido determinantes en la forma de enfrentar esta pandemia en el mundo; destaca el hecho de que en las naciones citadas, sus líderes están preocupadas por erradicar en lo posible la cantidad de víctimas mortales. El factor en común de estos gobiernos es el liderazgo femenino…

Estas Presidentas -con mayúsculas-,  «nos están mostrando una forma alternativa y atractiva de ejercer el poder… esta pandemia revela que las mujeres tienen lo que se necesita cuando las cosas se complican». La pregunta es, ¿las féminas con responsabilidades políticas demuestran una forma de liderazgo diferente?

La pandemia hemos visto, no es solo una crisis sanitaria, sino de comunicación y confianza, se trata de calmar a la ciudadanía para contener sus muy diversas emociones, lo cual evitará un caos social. Parece ser que este ha sido uno de los aspectos más importantes en el éxito para la degradación del virus: las mandatarias optan por un lenguaje poco agresivo y amenazante,  aunque directo, sincero y resiliente, es decir, la comunicación más clara y objetiva, asertiva y empática, lo cual ha trascendido exitosamente en la escucha de sus conciudadanos.

De ahí la importancia de tener una buena estrategia de comunicación, un aspecto relevante para detectar la diferencia de género, en momentos en que se han restringido cuantiosos y valiosos derechos a la ciudadanía, como la libertad de acción imponiendo el aislamiento. En este aspecto, está visto que las mujeres podemos encajar más con la petición –imposición-, de una manera directa, sencilla y clara, en forma opuesta al autoritarismo que puede percibirse en un hombre, tal es el caso de nuestro México, con la Cuarta Transformación de López Obrador, al que valiéndose del Covid-19, acelera a los legisladores para aprobar reformas Constitucionales, al vislumbrar que en el 2021, su partido Morena, habrá de perder la mayoría en el Congreso. Asimismo se apresta a cumplir sus caprichos y acelerar  los trabajos de mega proyectos, que habrán de costar muchísimos recursos, que buena falta hacen en estos momentos, a los mexicanos que le llevaron al poder.

En fin, qué diferentes formas de gobernar encontramos en este mundo globalizado,  en diversos foros se ha planteado la diversidad en la forma de ejercer la autoridad entre hombres y mujeres, concluyendo que el liderazgo de las féminas puede ser diferente y beneficioso. Cuánto tienen por aprender de nosotras los varones, sobre todo los mandatarios quizá debieran aprender rasgos de liderazgo femenino… Y entender a la hora de conformar sus gobiernos, la conveniencia de tener mujeres en sus equipos, y velar en todo momento por el bienestar de la ciudadanía, en vez de aprovechar las crisis para beneficiar con adjudicaciones directas amiguismos, compadrazgos.

[email protected]

Noticia anterior

Vamos re bien con la fuga de capitales

Siguiente noticia

“TÓMELO CON CALMA”: Los errores de la Emergencia Sanitaria