Inicio»Opinión»Vamos re bien con la fuga de capitales

Vamos re bien con la fuga de capitales

0
Compartidos
Google+

Por: Fernando A. Mora Guillén*

  • Vamos re bien con la fuga de capitales.
  • COVID-19 pone a prueba a los Medios de Comunicación.
  • Nuevas condiciones laborales para el Sector Salud

Al cierre del mes de Abril, el Banco de México anunció que han salido del país 206,743 millones de pesos, en inversiones extranjeras en Bonos Mexicanos; lo equivalente a 8,643 millones de dólares, tomando como referencia un tipo de cambio de 23.92, la mayor parte de la fuga de inversión, se registra en Bonos M con aproximadamente 120,000 millones, que estaban en manos de inversionistas extranjeros. En tanto en CETES, la salida de inversión es del orden de 79,355 millones de pesos.

Los elementos que más han pesado en el ánimo de los inversionistas, han sido la constante incertidumbre y la falta de garantías jurídicas para la inversión en México, tras las cancelaciones del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, y de la planta de la cervecera Constellation Brands, en Baja California; aunado a lo anterior, la grave situación derivada en la economía mundial tras la pandemia por COVID-19, ha llevado a los capitales extranjeros a buscar refugio en mercados más estables, que brinden garantía y certeza jurídica, aunque representen una menor utilidad.

Mientras el Gobierno Mexicano es catalogado como el único en el contexto internacional, que no ha brindado apoyos a la sociedad, ni ha instrumentado medidas para la protección del empleo así como la garantía de micro y pequeñas empresas. El Presidente Andrés Manuel López Obrador, defiende sus “otros datos”, y señala que vamos muy bien. El Fondo Monetario Internacional ha emitido alerta, sobre el ánimo de los inversionistas para seguir participando en México, derivado de la construcción de nuestra economía, por el COVID-19.

Por lo que hace a las acciones gubernamentales para enfrentar la emergencia sanitaria, la sociedad se muestra inconforme, temerosa e insegura, tanto por el aspecto de salud, como por el social, y mantener sus fuentes de ingresos. Finalmente, se avizora un panorama complicado, cuando los índices delictivos y la violencia, se han sostenido pese a la cuarentena, que ha mantenido a poco más de la mitad de la población en zonas urbanas en sus domicilios.

Tómelo con atención.- En los últimos diez años los medios de comunicación a nivel global, han enfrentado dos grandes crisis; por un lado la situación de continuidad financiera, cuando la plaza ha vivido grandes cambios, por la participación del mercado digital y las Redes Sociales, que han modificado el comportamiento de la sociedad; por otro, la contratación de publicidad gubernamental, que en los últimos dos años en México ha derivado en graves ajustes, y el despido de miles de periodistas. Aunado a ello, la credibilidad de la población en los medios, ha estado en entredicho toda vez que en muchos casos, el ejercicio periodístico se ha alejado de la objetividad y la transparencia. Según un estudio publicado por The New York Times, en el mundo los medios tradicionales, han recortado a poco mas de 50 mil trabajadores, y un número importante han cambiado sus esquemas a free-lance, o reducido sus salarios a menos de la mitad. La Crisis Financiera ha puesto a prueba a las empresas informativas más solidas. Muchos periódicos han cerrado sus puertas, cuando mas del 20% de la publicidad se evaporo.

Ahora, la amenaza del COVID-19, ha vuelto los ojos a los medios de comunicación, que tratándose de los impresos, son considerados una importante fuente de transmisión de éste, y otros virus. La “normalidad” a la que podríamos regresar a partir del mes de Julio, golpeará sin duda el funcionamiento y operación de los medios de comunicación, que ahora tendrán que valerse de la innovación, la creatividad y el ingenio, para evolucionar, la industria editorial cada vez más frágil, ahora recibe un golpe que podría ser mortal, y sentará un antes y un después, en la historia de la industria de las noticias.

Tómelo con Interés.- A lo largo de los últimos años, el Sistema de Salud Público y Privado en nuestro país, se fue deteriorando; al grado que en los últimos cuatro años lejos de incrementar el número de Camas, fue disminuyendo ante la carencia de equipos y herramientas.

Independientemente de la falta de medicamentos, tecnología y equipamiento para los hospitales públicos, los salarios de médicos, enfermeras, camilleros, afanadores, y demás especialistas de la salud, fueron deteriorándose, sin tener en mente que pudiéramos enfrentar una segunda emergencia sanitaria, tras el surgimiento de la Influenza AH1N1 en 2009.

2020 sin duda ha dejado marcada a nuestra sociedad, y a nuestro país; siempre habrá un antes y un después al COVID-19. Hoy en día los Hospitales han tenido que emprender la reconversión de sus instalaciones, y ello conllevará, condiciones contractuales distintas para todos los profesionales de la salud. Sin duda tendremos que revalorar el papel de los médicos, y las percepciones de los especialistas en el sector público.

Twitter: @Fernando_MoraG

Facebook: Fernando Antonio Mora

*Maestro  en  Comunicación Institucional por  la Universidad Panamericana.

*Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

* Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la Libertad de Expresión.

 

 

Noticia anterior

Si a China y EU le dio Coronavirus, nosotros estamos

Siguiente noticia

"Horizontes" Por Tere Mora Guillén