Inicio»Opinión»«Horizontes” por Tere Mora Guillén

«Horizontes” por Tere Mora Guillén

0
Compartidos
Google+

Y con la novedad de que Miguel Barbosa, Gobernador de Puebla, se hizo del control de colegios privados, de todos los niveles en la entidad. Esto luego de que el Congreso de Puebla aprobó la nueva Ley de Educación, aprobada en fast track, para que el Ejecutivo fiscalice instituciones, regule cuotas, e incorpore los inmuebles al Sistema Educativo Estatal, además contempla sanciones  por 440 mil pesos ante posibles actos arbitrarios, como la retención de documentos y la negativa de brindar educación.

El artículo 121 obliga a aceptar la fiscalización en universidades públicas como la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Desde luego la legislación ha generado rechazo por parte de instituciones y asociaciones del ramo, así como de partidos políticos que anunciaron un combate jurídico contra la Ley aprobada el pasado 15 de mayo, por la mayoría de diputados de Juntos Haremos Historia, sin previo análisis o considerar opinión de universidades o escuelas privadas.

Desde luego la Universidad Anáhuac, así como el consorcio Universitario y de la Federación de Instituciones Particulares de Educación Superior, analizan las acciones legales a seguir. Luis Ernesto Derbez Bautista, rector de la Universidad de las Américas Puebla, consideró que la nueva legislación es un ataque al sistema privado de educación, por su espíritu intervencionista.

Los opositores PRI y PAN en la entidad, de forma contundente advirtieron que llevarán a la Corte la impugnación a la Ley.

El propio Alejandro Rojas Díaz Durán, opina que «el impresentable Gobernador de Puebla, es un troglodita y ahora afecta a Morena con sus propuestas expropiatorias, violando la Constitución y las Leyes».  Abunda que la Profeco y otras instituciones públicas tienen las facultades para evitar abusos en la educación privada. Y añade: «Barbosa se ha transfigurado de la foca aplaudidora que fue de las reformas privatizadoras de Peña Nieto, a un comunista trasnochado que ni de Morena es».

Así entendemos porqué la pandemia sigue cayéndole como anillo al dedo al presidente López Obrador, que por lo visto no pierde el tiempo y seguro faltarán tribunales, por determinar dar marcha atrás con ésta ocurrencia, como tantas otras de las que ha pretendido llevar a cabo ésta cuarta transformación. De lo contrario, México va que vuela para tener una pobre educación para los pobres, cual Revolución Bolivariana.

Y es que lo que vislumbra ésta cuarta transformación es utilizar la educación como mecanismo de cohesión ideológica, en torno al proyecto que orienta a la nación hacia el modelo del socialismo del siglo XXI. El control político de los docentes, la ideologización de estudiantes, y todo con el propósito de dar poder a AMLO y perpetuar su administración. Por fortuna tal caso no conviene a nadie, y menos resultaría atractivo a nuestro vecino del norte.

[email protected]

Noticia anterior

Premiarán al personal de salud que lucha contra del COVID-19

Siguiente noticia

Taxis sólo podrán abordar a dos pasajeros desde hoy