Inicio»Opinión»«HORIZONTES» POR TERE MORA GUILLÉN

«HORIZONTES» POR TERE MORA GUILLÉN

0
Compartidos
Google+

¿Quién habrá de devolvernos este 2020? Por si el Covid-19 y la cuarentena no fueran suficientes, para aterrar a la población, hay quienes de forma irresponsable manifiestan que resguardarse del coronavirus significa deteriorar su salud. 

 Especialistas afirman que al estar en confinamiento, los enfermos de cáncer padecen también el detrimento de no tener, o tener modificados los servicios de salud.

 El oncólogo Jorge Adán Alegría Baños, dice que hay consenso de que, en un segundo momento de la pandemia, estos pacientes tendrán como consecuencia enfermedades más avanzadas, retrasos en diagnóstico, y economías fracturadas. “La pandemia nos impacta a todos pero especialmente a ellos porque, cada vez que van a recibir su tratamiento oncológico, sienten angustia y miedo.

 Porqué -me pregunto-, hay que mirar lo oscuro de la situación, en vez de pensar que vamos hacia adelante con la frente en alto los mexicanos. Que pese al confinamiento, la declaraciones contradictoria de López Gatell, la crisis económica, de manera responsable con el cubrebocas bien puesto, y las medidas de protección que de forma responsable muchos aplicamos, habremos de salir adelante.

 Ya de por sí cuántas personas han debido cerrar sus negocios ante la imposibilidad de seguir pagando una renta, cierto es que los ahorros que muchos mexicanos tenían, ya se terminaron luego de más de tres meses de confinamiento.

 La reapertura aún en semáforo naranja, ha significado un viso de alegría en la Ciudad, aún ahora muchas personas van por las calles destilando enojo, frustración, amargura, no les ha bastado el alto, impuesto por el virus a nivel global. Transitábamos a toda velocidad por el mundo, sin darnos un respiro para admirar la naturaleza y la belleza de nuestras ciudades, a tal grado íbamos que no nos percatábamos de las necesidades de las personas con quienes compartimos la cotidianidad. Padres que desconocían por completo a sus hijos, sus intereses, y necesidades. Es más ni siquiera apreciábamos y desconocíamos el techo que nos cobija.

 En vez de más malas noticias, requerimos de ánimo y valor para salir adelante. ¿De cuántas cosas más nos estaremos perdiendo por tener nuestra mente sumida en pensamientos, que no ayudan en nada a nuestra armonía en el presente? 

 Ahora más que nunca es bueno saber que todo proceso humano pasa por tres etapas que son caos, ajuste, y equilibrio. Luego del desorden que hay en el mundo en que vivimos, habremos de movernos y  armar el rompecabezas, para dar paso al ajuste y al equilibrio.

 Desde luego estas etapas están en marcha y no es posible apresurarlas, vivimos una renovación profunda, pero forzosamente llegarán tiempos mejores.

 El dolor de tantas pérdidas, debe movernos a caminos nuevos, surgirán en nosotros nuevos dones, nuevas habilidades para subsistir, contribuyamos a animar a los que hoy padecen y a la vez estaremos animándonos a nosotros mismos. Seamos agradecidos por cuanto tenemos, y contagiamos de alegría a nuestros semejantes. Seguramente pronto habremos de ver un nuevo y renovado amanecer.

Noticia anterior

AMLO podría adquirir de Rusia medicina contra el COVID-19

Siguiente noticia

Canceladas las consultas en IMSS para enfermos renales