Inicio»Opinión»“TÓMELO CON CALMA”: La Vida después de la Pandemia

“TÓMELO CON CALMA”: La Vida después de la Pandemia

0
Compartidos
Google+

Por: Fernando A. Mora Guillén*

·      La Vida después de la Pandemia

·      Uso obligatorio del cubrebocas

·      Apolo 21, iniciativa para fortalecer la educación a distancia ante el COVID-19

Y sí, tendremos vida después de la pandemia; sin duda el Papa Francisco ha logrado recuperar confianza y credibilidad, quizás más él como ser humano, que la Iglesia Católica como institución.

Esta semana se presento el libro “La Vida después de la Pandemia” del Cardenal Michael Czerny, que se trata de una compilación de los mensajes emitidos por el Papa Francisco, previo y durante la pandemia por COVID-19; básicamente son ocho textos, mediante los cuales su Santidad ha tratado de dejar un legado a la humanidad, sobre los errores que hemos cometido como administradores del planeta, los errores que han derivado en graves daños al ambiente y a nuestro desarrollo, abusos y desigualdades entre la sociedad.

Mediante sus textos, Francisco ha tratado de sugerir una dirección, algunas claves y directrices para enfrentar la nueva realidad de mejor manera; de igual forma busca sembrar esperanza en medio del sufrimiento, y desconcierto de las familias. El Papa basa la esperanza en la Fe, partiendo de que con Dios la vida nunca muere.

Francisco a lo largo de los últimos meses, ha convocado a la reflexión y la escucha con buena voluntad, estando abiertos a todos los sentimientos sobre las necesidades, y sufrimientos de la gente, en distintas situaciones y condiciones locales.

En este sentido, cabe un espacio de reflexión personal, en el que cada uno debemos pensar que nos está dejando la situación de confinamiento en lo personal, y en nuestra relación con familiares, amigos, y seres allegados. En la historia y tras graves situaciones de crisis, solo han sobrevivido y superado la adversidad, quienes han sido capaces de enfrentar la situaciones con humildad, reflexión, y con un espíritu de reinventarse e innovar; por ello, es momento no solo de pensar en lo personal, sino en el entorno que nos rodea. Reinventarnos y descubrir cómo debemos actuar para mejorar nuestra situación, y las condiciones de vida y desarrollo de nuestra sociedad. Sin duda tenemos una gran tarea por delante para salir victoriosos, y superar el Coronavirus; abatiendo las desigualdades en todos los aspectos, y preocupándonos por el mundo en el que queremos vivir, y las condiciones que deseamos para las futuras generaciones.

Tómelo con atención.- En las ultimas semanas ha quedado demostrado que el uso del Cubrebocas, es una prevención eficiente ante el COVID-19. Investigadores nacionales desde el mes de febrero, recomendaban la necesidad de hacer obligatorio su uso para enfrentar la pandemia; al paso de los meses ha quedado demostrado que los países que desde el principio establecieron como indispensable el uso del Cubrebocas, lograron disminuir rápidamente los contagios y lograr una rápida reactivación económica.

Desde hace varios meses, distintos estados de la república, fueron decretando la obligatoriedad del uso de cubrebocas en espacios públicos para la población; sin embrago al no existir una medida de sanción o castigo hacia la población, muchas personas incrédulas, faltas de preparación y criterio, se han resistido a portar un cubrebocas que es más una medida de cortesía y prevención hacia los demás, al no tener la certeza de si uno es portador o transmisor asintomático del COVID-19, lo que ha llevado a las autoridades a establecer multas y sanciones para lograr que la población finalmente use el Cubrebocas.

Cabe destacar que la población llegó a un punto desesperación y hartazgo ante el confinamiento, aunado a la necesidad de salir a generar los recursos necesarios para su subsistencia, y sacar adelante a las familias de la grave crisis económica que ha generado la pandemia. En este sentido, debemos hacer conciencia que la resistencia al uso de cubrebocas, se traduce fácilmente en atentar no solo contra nuestra salud y bienestar; sino también en contra de las fuentes de empleo, y las alternativas de generar recursos para salir adelante, por lo que el uso adecuado de cubrebocas, y adoptar medidas preventivas como la sana distancia, el lavado de manos, y hábitos de higiene, así como el uso de gel antibacterial, deben ser vistos como un reto personal, y la pequeña aportación que cada individuo brinde a la humanidad para superar la pandemia y la crisis económica que hoy enfrentamos.

Tómelo con Interés.- Sin duda la Educación a Distancia se ha vuelto uno de los pilares esenciales ante la Pandemia por COVID-19; a finales del mes de abril, la Universidad Panamericana, por conducto de la Vicerretoría Académica a cargo de la Doctora Teresa Nicólas, se dio a la tarea de constituir el Comité Apolo 21, cuyo objetivo es el investigar y colaborar a consolidar la docencia de calidad, en la modalidad a distancia y en línea. En el comité interdisciplinario, contempla la participación de expertos en temas pedagógicos, tecnológicos, y de gestión educativa. Sin duda este grupo de académicos tendrá mucho que aportar no solo para la Universidad Panamericana, sino para el sistema educativo nacional, ya que poco se ha hablado durante esta pandemia, del fortalecimiento y consolidación de los sistemas educativos a distancia en todos sus niveles.

Twitter: @Fernando_MoraG

Facebook: Fernando Antonio Mora

*Maestro  en  Comunicación Institucional por  la Universidad Panamericana. 

*Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

* Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la Libertad de Expresión.

Noticia anterior

Emilio Lozoya se declaró inocente y afirmó haber sido "intimidado”

Siguiente noticia

Un hombre que no creía en el Covid-19 realizó fiesta; 14 se contagiaron