Inicio»Opinión»5 tips para elegir el mejor Hosting para mi blog

5 tips para elegir el mejor Hosting para mi blog

1
Compartidos
Google+

No dejes al azar la decisión sobre qué hosting contratar ¡mejor sigue estas recomendaciones!

Si tienes un blog ya sea personal o profesional y quieres comunicar tus ideas e interactuar con más y más personas cada vez, te debe importar en qué lugar vas a alojarlo para que no se quede bajo el polvo en los buscadores.

La estadística está a tu favor pues nos dice que el 77% de los 4.500 usuarios de internet lee este tipo de contenidos. Pero ¿a qué se deberá esto? Al proporcionar ideas de valor, transmites un par de cosas que no se pueden palpar, pero se nota cuando las hay: marca personal e identidad digital dignas de seguir.

Justamente para darle fuerza, es necesario que antes de decidirte por un web hosting, sepas cómo tomar una decisión correcta pues al terminar de leer esta nota y comenzar a buscarlo, te darás cuenta (si no es que ya estás en esa etapa del proceso) del mareo que puedes experimentar con tantas opciones e información.

Te vamos a compartir algunas pautas que te servirán para decidir cuál servicio de hosting te conviene más.

El hosting DEBE adaptarse a ti

No es raro ver que algunas empresas pretenden que tú te ajustes a su servicio cuando debe ser al revés.

Webempresa hace lo contrario, te brinda varias opciones de hosting web cada una con planes de contratación diseñados para cubrir por completo las necesidades de tu sitio web.

Además, te da la oportunidad de mudarte a su servicio sin costo ni interferencias en el rendimiento de tu blog así como avanzar junto a ti y ampliar los beneficios conforme lo vayas requiriendo.

No pierdas de vista tu objetivo

La experiencia de tu lector está involucrada en tu decisión. Si quiere entrar a tu blog y tu hosting no lo direcciona o hace que la carga de la pantalla sea lenta como perezosa retozando, te puede costar que no vuelva a intentarlo.

Quizá tú sepas que se cayó el servidor y retornará en algún momento, pero él no.

El hecho de tener su sitio web en un hosting no solo implica que ahí está tu información, debes pensar en cómo quieres que interactúen con él tus seguidores para conservarlos e incrementar tu audiencia.

Como veremos más adelante esto sin duda relaciona proporcionalmente la calidad con el costo del servicio.

Investiga reputación y referencias

Dada la amplia oferta de hosting en el mercado, te pueden vender cualquier cosa y darte “buenos precios” a un coste alto.

Por ello, la experiencia previa de otros clientes te será de gran ayuda para ir destacando buenas alternativas de otras con crisis de reputación.

Porque puede que un proveedor cometa “resbalones” un par de veces, esto es perdonable si sus usuarios están acostumbrados a un servicio de calidad, incluso ni te vas a enterar, no se reflejará en tu búsqueda; sin embargo, hay dos errores que no puedes dejar pasar por alto:

  1. Que no atienda los comentarios que sugieren áreas de oportunidad de quiénes lo contrataron y,
  2. Que al ver su calificación por debajo de las 4 estrellas no se ponga las pilas para corregir issues. ¿cómo saber esto? ¡Fácil! Encontrarás más y más comentarios en publicaciones con diferentes fechas.

Prioriza calidad y nivel de servicio proporcionales

La garantía de estabilidad que te ofrezcan debe ser total. Tener un porcentaje muy bajo de  interrupciones y caídas del servidor es una ventaja que debe considerarse.

Porque si es el caso y fallan en este sentido, el mantenimiento y en general el manejo de los servidores no está siendo el mejor.

Asistencia técnica.

Que no te baste con un buen plan de contratación, busca también que el servicio de soporte técnico sea bueno y no te deje con un problema de ralentización o peor aún, caída del servidor sin solución.

¿Cómo me aseguro de que tenga un buen servicio de soporte?

Como en toda relación comercial: papelito habla. Así es, busca que dentro del plan de contratación se establezca una garantía de asesoría técnica que cubra el año del hosting y sea 24/7 mediante chat o llamada.

Voltea a ver a los proveedores que establecen por escrito un plazo de satisfacción de 30 días o la devolución del billete si no se cumple con la calidad ofrecida. Un mal hosting no te dará esto, simplemente mencionará que cumple con atención todo el tiempo, todo el año y cuando pase algo no verás ni su sombra.

Considera los aspectos técnicos y la seguridad de tu información

  • Tipo de hosting.

El hosting como toda tecnología que evoluciona constantemente se ha ido adaptando a las necesidades de hospedaje y se ha dividido en 4 especialidades:

Compartido. Básicamente aloja varios clientes en un mismo servidor en el que comparten CPU, conexión a internet y memoria RAM. Como sus recursos son los mismos entre sí, puede pasar que, ante un problema de tráfico de alguno de ellos, salgan afectados los demás.

Es como si un grupo apretado de personas en un elevador quisiera salir al mismo tiempo.

Especializado / gestionado. En esta variante el hosting aloja 1 a 1, es decir un cliente = un servidor. De manera que, sin otros pasajeros en el barco, todos los cofres de recursos son para ti.

Esta opción es más funcional si optas por la administración externa de aspectos técnicos como instalación de sistema operativo y bases de datos. Básicamente te deja a ti la creación de los contenidos y se hace cargo del funcionamiento general del sitio.

Virtual VPS. Aloja varios clientes en un solo servidor que a su vez está dentro de otro servidor tal como una muñeca de matrioska Y aunque hace menos equitativa la repartición de espacio, RAM y procesamiento, tiene un mejor alcance de servicio a comparación del compartido.

En la nube. Como su nombre lo dice, el almacenamiento es en la nube y esto hace que su tarifa sea inversamente proporcional al consumo de recursos. Es de los 4 el que más rápido se adapta a la exigencia que se le vaya dando.

¿Cuál vas a elegir?

El que haga clic con la meta que quieres alcanzar con tu sitio y en definitiva le dé ese empujoncito que necesita para ser más exitoso en el amplio mar del internet.

  • ¿Qué tanto espacio en disco duro necesitas?

Analiza el volumen de tu proyecto, ya que tener la seguridad de qué tanta información necesitarás guardar es un aspecto clave al momento de elegir.

No existe un proveedor que te dé carta abierta para usar todos los Gb que desees, por lo que debes tener muy claro si te conviene un plan de 5, 10 o 20 gigabytes para que no pagues de más o te quedes sin corto.

  • Garantía de seguridad de tu información y en la de tus lectores

Los mejores proveedores de hosting te darán un certificado SSL (Secure Sockets Layer) gratis que cifra la información que va desde el blog hacia el visitante y viceversa previniendo robo de identidades y hackeo de datos convirtiéndolos en confidenciales de manera automática.

Y no hay que restarle importancia pues de no contar con él, los visitantes pensarán dos veces en interactuar en tu sitio al ver la advertencia de que no es seguro.

  • Copias de seguridad de tu información

Imagina que algo pasó en la calle por donde caminabas, quizá una estampida tipo juego de mesa de la selva y tuviste que dejar tu carpeta donde tienes la información de tu blog en medio de todos los ñus. ¡Y para colmo no tienes ni una triste fotocopia!

Eso también te puede pasar si contratas un hosting barato. Los problemas pueden aparecer cuando menos lo esperas y será mejor que estés preparado, más si eres de los que olvida hacer respaldos. Así como los ñus se van de un momento a otro, así se puede ir un hosting patito.

Webempresa realiza respaldos automáticos, así no tendrás que sufrir por una pérdida de información.

  • Memoria RAM

Es un recurso especialmente importante para todo blog. Si lo tienes en WordPress o en cualquier otro gestor, lo mínimo que debes tener de RAM para que no sea lenta su navegación, es 256 mb.

  • Dominio

Es indispensable para poder guardar tu información en el servidor, es como la huella digital de tu “carpeta de archivos”.

Este tema es uno de los ganchos que lanzan algunos proveedores de hospedaje web. Ofrecen el dominio gratis en la primera compra. Lo más viable es encontrar uno donde el hosting y el dominio vengan juntos.

Y en caso de que ya tengas uno, busca la opción que te ayude mudándolo al host nuevo y ahórrate complicaciones.

Como has visto, el hosting web es un producto con el que se cumple la regla de que “si es barato, es caro”. Recuerda que del análisis que realices, surgirá la opción que debe posicionar en un buen lugar a tu blog.

No importa cuánto tiempo te tardes en decidir, hazlo como si fueras a tomar la decisión de dónde vivir ¿quieres un departamento o estarás bien debajo de un puente?

Noticia anterior

Rescatan a una persona viva dentro de un saco con cenizas tóxicas

Siguiente noticia

Países ricos dejan sin vacunas contra coronavirus al resto del mundo; OMS