Inicio»Opinión»En concreto

En concreto

0
Compartidos
Google+

Jorge Gustavo Sansores Jarero

¿Layda te vacuna?

“En la guerra y en el amor todo se vale”, versa el refrán, pero aunque las elecciones levantan pasiones y todos los aspirantes buscan cumplir sus anhelos, hay ciertas estrategias que verdaderamente no valen la pena. Una es aquella en la que los aspirantes insultan a su oponente y/o a sus familiares, la otra —por mencionar solo dos— es autoflagelarse con situaciones que no suceden. ¿O tal vez si?

La semana anterior salieron a la luz diversos videos de presuntos servidores de la nación o militantes de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que ofrecían vacunas antiCovid, casi inmediatas, a cambio del voto a favor de Layda Elena Sansores San Román.

Con un panfleto encabezado con la frase “Layda te vacuna”, los presuntos negociadores de votos aparecen en diversas fotografías y videos que circulan en las redes sociales. A quienes visitan supuestamente les entregan un documento en el que deben escribir su nombre, dirección, número telefónico y la clave de elector. Como dato extra, los visitados deben llenar una casilla para elegir la marca de vacuna a recibir: Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Camino y Sputnik, de las cuales algunas llegan a cuenta gotas y otras no han arribado a nuestro país.

Como dato extra, al pie del volante aparece la leyenda: “Muy pronto alguien de mi campaña se pondrá en contacto contigo. Tú cuentas con tu vacuna y yo cuento con tu voto”. Y en rojo: “No olvides adjuntar copia de tu credencial de elector”, supuestamente firmado por Sansores San Román.

La candidata única de Morena, a través de sus cuentas de Twitter y Facebook, pidió denunciar a quienes lleguen a los domicilios, oficinas, centros de trabajo, etcétera, a ofrecer la inmunización a su nombre. Layda Sansores asegura que se trata de una jugarreta de sus adversarios, aunque no especifica quién de ellos, y aseguró que “son delitos electorales que merecen cárcel porque juegan con el dolor y miedo de la gente”, y en esto último coincido plenamente.

Pero como en la guerra y el amor se vale de todo, y en las elecciones salen a relucir demonios vestidos de santos, la supuesta campaña de “Layda te vacuna” me resulta tan arriesgada como culpar a los contrincantes. Explico mis razones.

He dicho y repetido que Sansores San Román es una mujer de mucho valor, carácter y conocimiento político. No creo que sea muy fácil engañarla, pero con los años he observado que quienes la rodean no siempre son de fiar.

De que la campaña de vacunación a su nombre es falsa, no me queda la menor duda. Pero culpar directamente a sus adversarios, tampoco me parece razonable. En los municipios y en algunos distritos locales los aspirantes basan sus campañas en Layda, vaya, todo lo hacen a su nombre. Incluso amenazas e insultos hacia quienes adelantaron que no votarán por ella.

La otra situación que observo es el desgarriate que tienen al interior de Regeneración Nacional en Campeche. Si los sumamos al encono interno de la campaña por tanto expriísta adherido al proyecto, podríamos casi asegurar que provoca fuego amigo, que siempre es más peligroso que el proveniente de los enemigos. Por la cercanía arde y lastima más rápido.

¿Y si alguien al interior de la campaña quiere restarle puntos a Layda Sansores por quitarle su espacio para dárselo a un neomorenista? ¿Y si  la campaña es de autoflagelación para victimizarse y santificarse? ¿Acaso los adversarios serían tan tontos para realizar este tipo de acciones en contra de Sansores San Román, cuando ya probaron y comprobaron que siempre sale el tiro por la culata?

Cuando hablo de una autocampaña negativa, para después tornarla positiva, lo digo porque hasta el momento solo vemos supuestos videos de gente visitada para ofrecerles la vacuna a nombre de Layda, pero no hay denuncias públicas por parte de los afectados. En ningún archivo presentado se ven las caras de unos y de otros. Por otro lado, porque fue tremendamente rápida la reacción de Sansores San Román y su equipo para defender su honor y quitarse el golpe.

Pero insisto, en caso de que la candidata única no supiera a ciencia cierta quién realiza tal desfachatez en su contra, aunque ya vertió que son sus oponentes, ¿no sería adecuado que también revise a sus allegados y les recordara aquello de: no robar, no mentir, y sobre todo no traicionar?

Apenas acabaron las precampañas y comenzaron los golpes bajos. ¿O las estrategias de sanación? Cada aspirante hace lo que cree conveniente. Mientras uno se brinca las trancas y realiza giras y mítines por todo el Estado, otro ya rindió protesta como candidato y se mantiene sigiloso. Una más parece que ya se resignó. Es curioso que solo a Layda le toquen los ataques.

Ojalá que Sansores San Román no caiga en juegos internos, que cuide a quienes la rodean, que no se deje llevar por las pasiones y acuda a las instancias correspondientes, con las pruebas necesarias para limpiar su imagen, pues de lo contrario, desde las redes sociales, solo dejará más dudas. Y en su defensa, porque la merece, digo: Layda no te vacuna, eso lo hacen personas profesionales de la salud.

Noticia anterior

Rechazan sindicalizados imposiciones de Urueta

Siguiente noticia

Llama Iglesia a buscar camino para purificarnos