Inicio»Opinión»“Horizontes” Por Tere Mora Guillén

“Horizontes” Por Tere Mora Guillén

0
Compartidos
Google+

En plena pandemia, la violación, el acoso sexual y la violencia familiar hacia las mujeres, se incrementaron en la Ciudad de México el año pasado. La Fiscalía General de Justicia, reveló que en 2020, la violencia intrafamiliar tuvo un alza de 54 por ciento, detalló la Fiscal Ernestina Godoy, al presentar el segundo informe de resultados por la Alerta de Violencia contra las Mujeres. Lastimosamente este año las cifras van también a la alza.

Del feminicidio, homicidio doloso y secuestro, dijo la Fiscal, se redujeron las incidencias delictivas, e incrementaron las vinculaciones a proceso, sin embargo hubo delitos que disminuyeron, pero la eficiencia en la procuración de justicia también se redujo.

Por lo anterior, debemos unirnos como sociedad, para proteger a las mujeres, porque la violencia que se comete contra ellas y niñas, es una da las más graves violaciones de los derechos humanos. Debemos evitar que mujeres y niñas sigan siendo violentadas en todos los ámbitos de su vida y bajo múltiples manifestaciones, desde en el hogar, hasta en el espacio público, la escuela, el trabajo, el ciberespacio, la comunidad, y la política, entre otros.

Por desgracia hoy en día la humanidad está rota por dentro, los valores humanos, no digamos los morales, estén perdidos.

El amor, la tolerancia, la comunicación, el orden, la justicia y la paz, han sido brutalmente substituidos por la violencia, el odio, la manipulación, la injusticia y la impunidad.

Todos clamamos por el respeto a nuestros derechos humanos, mientras pisoteamos los derechos de los demás.

Hoy más que nunca, debemos tener presente que la igualdad de las mujeres debe ser un componente central en cualquier intento para resolver los problemas sociales, económicos, y políticos. Entendamos de una vez por todas que nuestras palabras, nuestras acciones, y nuestros sentimientos, son contrarios y excluyentes, no existe unión de mente, cuerpo y espíritu, porque estamos rotos por dentro. Es hora de cambiar para unir como sociedad las piezas del rompecabezas, y dar a la mujer el lugar prioritario que merece.

[email protected]

Noticia anterior

Niña de dos años sobrevive a caída de 12 pisos de altura

Siguiente noticia

portada