Inicio»Opinión»En concreto

En concreto

0
Compartidos
Google+

Jorge Gustavo Sansores Jarero

Primer aniversario

Llegamos al primer año de la pandemia de SARS-CoV-2, y lo que debería ser lección aprendida para todos los mexicanos, parece que se ha convertido en una mala costumbre más, de esas que nos hacen ser únicos a los ojos del mundo. Y claro, cuando menciono para todos los mexicanos, los campechanos no podemos ser la excepción.

Lejos de las cifras de muertes y contagios por el nuevo coronavirus en México, lo que hoy me atañe, con mucha tristeza, vergüenza y decepción, es que luego de más de 365 días de vivir –sobrevivir— en la pandemia, hay quienes no aprenden la importancia de seguir las recomendaciones para que, si es posible, algún día podamos vivir con las mismas libertades de antes.

Seguimos enfrentando y evadiendo el virus millones de mexicanos. Y aunque en Campeche hemos sido “distinguidos” con el semáforo epidemiológico verde, gracias a que hemos sido poco más responsables que los habitantes de otras entidades, aún hay muchas personas reacias, tercas e impertinentes que se rehúsan a cuidarse y cuidar a los demás.

Y en esta ocasión, aunque así quisiera la mayoría, no podemos culpar a los gobiernos Federal y Estatal de las medidas a seguir, y que la mayoría no obedece. Comprendo el hartazgo. Soy uno de las millones de personas que ya quisiéramos que todo esto acabe, pero para que suceda también tenemos que poner de nuestra parte.

Es increíble que aún veamos aglomeraciones de familias, amigos, vecinos y hasta de autoridades, cuando pese al mentado semáforo verde todavía no acaban los contagios. Es cierto que ya no se cuentan por decenas los contagios en Campeche, tampoco somos ni fuimos uno de los estados con mayor número de muertes, pero… ¿valdrá la pena arriesgarnos a regresar al semáforo amarillo?

En bancos, supermercados, restaurantes, clubes, tiendas de conveniencia y departamentales, entre otros negocios que ya operan con normalidad, la queja recurrente de los empleados es que hay visitantes que no quieren utilizar el gel antibacterial, no llevan tapabocas, mucho menos respetan la distancia o de plano meten mano a los productos para darles “una probadita”.

Amén de eso, creen que con el poco avance de vacunación lograremos la inmunidad de rebaño, que dicho sea de paso la conocen sólo de oídas, pero jamás se han puesto a investigar cómo se logra y hasta qué grado puede ser efectiva.

Claro que es bueno que estén vacunando a los profesionales de la salud, a docentes y personas de la tercera edad, pero aún faltan muchos sectores de la población que no reciben su inmunización.

Hoy no pretendo criticar la “Estrategia” Nacional de Vacunación Covid, ya no vale la pena. Ahora, aunque a muchos no les agrade y mañana hasta me insulten, les dedico estas letras a quienes no se dan cuenta del daño que le hacen a los demás, al no usar el raciocinio y pensar que ya todo está bien, y que el virus se acabó porque algún influencer así se los dijo.

Apenas llevamos un año de la pandemia, ya pasamos la segunda ola y nos acaban de anunciar que vendrá la tercera. En México las vacunas son escasas, están controladas por “ya saben quién”, y son aplicadas con mucho recelo, por lo que la única forma que nos queda para evitar los contagios, es seguir como al principio, haciendo caso a las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Cuando inicien las vacaciones, que deberíamos tomar en casa como el año pasado, no faltará quienes hagan lo imposible para salir a las playas. Eso vendrá junto con las campañas políticas y sus caminatas y mítines, lo que agrava tantito la situación.

O nos ponemos abusados y reforzamos las medidas de prevención, o regresaremos a donde estábamos al principio, y no creo que sea adecuado para nadie, justo ahora que comienzan las pruebas para el regreso a clases presenciales en la entidad, cuando la economía de muchos de nosotros ya no puede soportar más si no se dinamiza el movimiento, pero aún más importante, si sigue habiendo gente terca que no quiere acatar las medidas –cada vez más leves— que nos exigen las autoridades.

Noticia anterior

Deja 14 heridos ataque en templo de Indonesia

Siguiente noticia

Lomito detiene el tráfico para salvar a su dueña, que se desmayó