Inicio»Opinión»En concreto

En concreto

0
Compartidos
Google+

Jorge Gustavo Sansores Jarero

El paisaje del Tren Maya

No cabe duda que el Tren Maya es una de las obras más importantes de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, y que traerá grandes beneficios económicos a la entidad —y otras por dónde atraviese— por la derrama monetaria que dejará el turismo y las inversiones de su entorno.

Y aunque hay atraso en su construcción por diversas causas naturales como las lluvias, la sequía y las diferentes orografías por donde atravesarán las vías férreas, además de las constantes demandas para que el proyecto cambie su travesía, al final concluirá y se verán los resultados.

En Campeche hay un colectivo llamado Tres Barrios que pide la reubicación de las vías, en concreto para La Ermita, Santa Lucía y Cuatro Caminos. Tienen razón en manifestar sus diferencias y buscar soluciones, pues no sólo les afectará a futuro por el paso del Tren —si es que no reubican las vías o las viviendas—, sino que los integrantes de Tres Barrios aseguran que les ofrecen muy poco por sus viviendas.

Al final, de una forma u otra concluirá el proyecto, al menos es lo que esperan el Gobierno Federal, los constructores y los ciudadanos que podrán encontrar empleo cuando inicie operaciones el Tren Maya.

Pero lejos de los problemas entre el Fondo Nacional de Turismo (Fonatur), que se encarga de la construcción y de la futura operación del ferrocarril, y de los atrasos por el pago de indemnizaciones que ha crecido en varios millones de pesos, la institución encargada de la operatividad del proyecto ya debería observar otras situaciones del entorno.

Yéndonos un poco al futuro y cuando ya opere el tren, al menos en la ciudad capital, San Francisco de Campeche, antes de que la maquinaria y los vagones cargados de turistas lleguen a la estación que construyen en la colonia Cuatro Caminos —donde estuvo la anterior—, habrá que tener mucho cuidado con darles buen paisaje a los visitantes.

Si las autoridades del Fonatur lograran convencer a los integrantes del colectivo Tres Barrios de vender sus casas y terrenos, ojalá que en ese tramo de La Ermita y Santa Lucía construyan algo admirable para los turistas. En caso contrario, que paguen la remodelación de las fachadas de todas las casas para que luzcan bien ante los visitantes. Recordemos que llegando a la estación, los pasajeros se fijan más en todo porque la velocidad del tren es lenta.

Y traigo este tema a colación, porque una vez que el ferrocarril llegue a la parte trasera del Estadio “Leandro Domínguez” y cruce la avenida Cuauhtémoc rumbo a la estación, del lado izquierdo hay una calle conocida como la Dzarbay, que es meramente un drenaje pluvial con casas a su alrededor, y que en temporada de lluvias se inunda y provoca serios problemas a sus vecinos.

No hay temporada de lluvias en la que esa “chopcalle” no esté anegada. Y cuando no llueve, la maleza y los olores fétidos son muy desagradables. Imagínese qué imagen tan terrible se llevarán los turistas, cuando en uno de los arribos del tren vean a los vecinos de esa calle intentando salvarse de morir ahogados o bien, colocando pancartas para exigir un drenaje y la nivelación de esa vía para que los automóviles puedan salir a la avenida.

Cabe mencionar que de acuerdo a los vecinos, la famosa Dzarbay iba a ser nivelada y contaría con drenaje “de primera”, pues fue una de las tantas promesas del exalcalde y candidato perdedor a la gubernatura por Movimiento Ciudadano (MOCI), Eliseo Fernández Montúfar. Pero al igual que otros tantos ofrecimientos de campaña, no fueron realizados.

Sin embargo los vecinos y un servidor confiamos en que la Fonatur podrá ayudar a mejorar esa demarcación, ya que el Ayuntamiento de Campeche no lo hizo en su momento. Y en concreto, no considero que lo haga, pues aunque hay quienes aseguran que quedó rechinando de limpia la Comuna, la realidad es que está peor que la mencionada Dzarbay.

Habrá que esperar a que el colectivo Tres Barrios y los habitantes de la Dzarbay pidan las mejoras necesarias, y por supuesto que el Fonatur se fije en la necesidad imperante de mejorar el entorno, pues no solamente se trata de tener buenos vagones y una estación moderna y funcional, sino que el proyecto deberá ser integral.

Noticia anterior

Llega material a utilizar en la consulta popular

Siguiente noticia

Más de 200 familias sin servicio de agua potable