Inicio»Opinión»En concreto

En concreto

0
Compartidos
Google+

Jorge Gustavo Sansores Jarero

Colapso desinformativo

Para miles de ciudadanos lo ocurrido el pasado lunes 4 de octubre, cuando las redes sociales Facebook e Instagram y el sistema de mensajería WhatsApp colapsaron por más de seis horas, fue como retroceder al pasado. Para otros fue la oportunidad perfecta para dejar en claro sus fortalezas.

Eran cerca de las 10 de la mañana de ese fatídico lunes, cuando las dos redes sociales y el programa de mensajería más famoso dejaron de funcionar. Las nuevas generaciones, esas que viven pegadas a los equipos celulares o tablets sintieron que se les fue la vida.

De pronto y ante el encierro que aún provoca la pandemia, muchas familias se reencontraron. Se dieron cuenta que en casa habitaban más personas de las que recordaban, pues desde que las redes sociales existen, paradójicamente socializamos menos.

Quienes estaban acostumbrados a seguir las noticias a través de las plataformas digitales, en grupos de WhatsApp o del Facebook, o quienes están atentos a las páginas de “noticias” (así, entre comillas), de pronto estaban más desinformados que de costumbre. O tal vez estaban igual, pues muchas de esas páginas no informan, sino todo lo contrario.

Entonces los medios tradicionales como la radio, la televisión y el periódico mostraron nuevamente su músculo. Pasaron más de seis horas para que las comunicaciones se restablecieran, y cuando todo mundo estuvo de nuevo conectado, la información, los chismes y todo lo que generalmente buscan las personas en las redes sociales pasó desapercibido.

Valían más los memes, las quejas, las bromas y hasta los reclamos hacia las plataformas digitales colapsadas, pues para muchos es su “modus vivendi”.

Los mal llamados medios de comunicación digitales, aquellos que no cuentan con reporteros, fotógrafos, camarógrafos, infraestructura y que sólo comparten lo que otros medios de verdad suben a sus páginas, estaban desnudos, sin información, cuando regresaron las actividades. Vaya, si acaso pudieron compartir boletines de Gobierno recibidos por correo electrónico, con sus garrafales errores ortográficos, gramaticales y todo.

Mientras, en la radio y la televisión hubo información relevante, del día —así le llaman los periodistas—, con sustento y gracias a la infraestructura de las empresas serias. Y al día siguiente los periódicos como TRIBUNA se avocaron a informar, a llevar la nota letra por letra, palabra por palabra, frase por frase, después del arduo trabajo de todo su equipo de profesionales al servicio de la información.

De acuerdo a estudios posteriores a la caída, hubo hasta un 86 por ciento menos de “fake news” (noticias falsas), las transacciones y la venta de publicidad cayeron en 92 puntos porcentuales, mientras que los medios tradicionales ganaron terreno al menos por ese día, pero seguramente por muchos más, pues se esperan más “caídas” digitales como la del 4 de octubre.

La lección para quienes ven las plataformas digitales como la única herramienta útil por su rapidez, fue que no siempre estarán disponibles, pues cada día se necesitan más servidores, actualizaciones y sobre todo políticas más firmes para evitar que colapsen.

Y esto último lo escribo porque la caída de las plataformas ya mencionadas y por todos conocidas, se debió a una denuncia pública hecha por Frances Hugen —experta en datos— por el manejo y tráfico de información de millones de usuarios, que a diario las filtran las empresas dedicadas a manejar las redes sociales.

Entonces la otra lección, para quienes creen todo lo que leen en los medios digitales, es que sólo un 14 por ciento de las noticias en las redes sociales son verdaderas, y todas provienen de los medios de comunicación serios, con rostro y nombre. No de las páginas de “información” que ese día no tuvieron nada que desinformar, pues no había quienes les dieran lo que siempre comparten. En resumen, felicitaciones a los medios tradicionales.

Noticia anterior

Se mantendrá alianza “Va por México”: AN

Siguiente noticia

Desaprueban último informe de comisario