Inicio»Opinión»“Horizontes” por Tere Mora Guillén

“Horizontes” por Tere Mora Guillén

0
Compartidos
Google+

La Comisión Reguladora de Energía informó que en la Ciudad de México el precio máximo de gas LP aumenta ésta semana de 24.22 a 24.63 pesos por kilo (lo que representa un incremento de 1.69 por ciento, en relación con la semana pasada). Mientras que el precio máximo de gas por litro se eleva de 13.08 a 13.30 pesos lo que representa un alza de 1.68 por ciento, ya incluido el IVA.

Con lo anterior las gaseras amenazan con irse a huelga indefinida, porque no les conviene el precio que han fijado a los energéticos. Alegan que no es negocio por lo que algunos medios de información han alertado a la ciudadanía, a considerar llenar sus tanques de gas ante lo que parece una huelga inminente.

A dónde nos lleva ésta 4 “T” que a algunos ya nos parece eterna, porque las cosas no mejoran en ningún aspecto, y seguramente los distribuidores de gas bienestar, serán los verdaderos ganones a costa de la ciudadanía.

Y una vez más sería bueno preguntar al Ejecutivo Federal ¿dónde está el apoyo a los pobres? Ya que cada semana incrementan los precios de los productos de consumo básico, no hay empleos, aumenta la inseguridad y el hambre de los mexicanos, lo que podemos constatar en las calles y avenidas de la Ciudad de México.

Las autoridades han mencionado que los precios al gas LP se mantendrá vigentes a partir del 10 y hasta el próximo sábado 16 de octubre. Cabe destacar que los precios máximos son diferentes en cada localidad dentro de los estados.

Y ni qué decir del agua donde hay un pobre abasto del vital líquido a 42 millones de mexicanos. En éste rubro permanecen miles de concesiones irregulares, falsificación de títulos y fallas en el entramado legal de la Ley de Aguas Nacionales, que han provocado la concentración de las aguas concesionadas del país en manos de grupos de poder económico en los distritos de riego; grandes empresas y particulares controlan las concesiones, según un estudio de la Cámara de Diputados.

Añade en su relación con Conagua, los grupos de poder tuvieron acceso no sólo a las aguas superficiales, sino también a las aguas subterráneas subsidiadas con una tarifa especial por CFE. Sabido es que el 70 por ciento del volumen de aguas concesionadas está en manos del 2 por ciento de los titulares, mientras que 25 millones de mexicanos solo tiene acceso al agua en su vivienda o terreno cada tercer día, o dos veces a la semana. Además otros 17 millones adicionales viven una situación de mayor precariedad en el abasto de agua.

El documento denominado “Los Distritos de Riego y las Concesiones de Agua”, elaborado por el Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria de la Cámara de Diputados, establece que entre las personas que tienen el mayor número de concesiones y de volumen de agua autorizado por entidad se ubican empresas mineras, acereras, embotelladoras de aguas y refrescos, cerveceras, grandes empresas agrícolas, ganaderas y avícolas; inmobiliarias y compañías de generación de electricidad. Varias de esas empresas por cierto, han sido beneficiadas con condonaciones de impuestos y subsidios.

Así las cosas decíamos en ésta Cuarta Transformación, en donde no vemos la salida a los grandes problemas nacionales; donde al parecer se benefician unos cuantos en el poder y sus familias, olvidando la sensibilidad, y el apoyo a los menos favorecidos.

 

[email protected]

Noticia anterior

VIDEO. Matan a golpes y machetazos a abuelito

Siguiente noticia

VIDEO. Se registra explosión en bodega de pirotecnia en Ticul