Tribuna Campeche

Diario Independiente

En Concreto

Da click para más información

Jorge Gustavo Sansores Jarero

INAUGURAN EL PASADO

El pasado miércoles, el secretario de Desarrollo Económico (Sedeco) oriundo de Yucatán, Fernando Gamboa Rosas, dio a conocer la próxima apertura del parque fotovoltaico “La Pimienta”, en el Municipio de Carmen, del que aseguró que “abona a que inversionistas extranjeros volteen a ver la entidad para futuros proyectos”. Lo que no precisó el yucateco, es que dicho designio inició desde la pasada administración, lo que podría hacer pensar que es gestión de la actual.

Como dato para el titular de la Sedeco, el proyecto de “La Pimienta” fue gestión del exgobernador priísta Alejando Moreno Cárdenas, y ratificado a su sucesor y ahora embajador de México en República Dominicana, Carlos Miguel Aysa González, fue desarrollado por la empresa Atlas Renewable Energy, y la inversión del parque fotovoltaico alcanza los 340 millones de dólares.

Cabe destacar, ya que el secretario de Desarrollo Económico tampoco lo hizo, que no es el primer desarrollo de este tipo en la entidad, pues para diciembre del 2019 también el exmandatario Aysa González puso en marcha el parque Kin Transpeninsular, en Castamay, realizado por la empresa Global Solare.

Lo que no puedo rebatirle a Gamboa Rosas, es cuando mencionó que no sabe para cuándo habrá nuevas inversiones en Campeche. Es decir, que en pocas palabras aceptó que, si no fuera por las gestiones realizadas en pasadas administraciones, definitivamente no habría nuevos cortes de listones. Aunque de seguro que, si habrá muchos programas de apoyo, como el de las computadoras, que por ciento también tienen varios años aplicándose en la entidad.

Ojalá que para la próxima el secretario Fernando Gamboa sea más certero en sus anuncios, que reconozca el esfuerzo de los gobiernos anteriores, pues si bien es cierto que los protocolos los encabezaron los exmandatarios, la realidad es que el trabajo lo realizó el equipo encargado del desarrollo del proyecto, vaya, mucha gente y no se les puede quitar el crédito.

Considero necesaria la aclaración, pues hace unos días la gobernadora Layda Elena Sansores San Román anunció que reinaugurará el Centro Cultural y Deportivo “El Mirador”, ya inaugurado por la alcaldesa Biby Karen Rabelo de la Torre hace una semana, pues la mandataria considera que es su deber hacerlo, ya que el dinero provino de la Federación que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Aunado a esto, la gobernadora agregó que las gestiones del terreno no las hizo ni la actual presidenta municipal ni el anterior, sino que proviene de al menos dos administraciones anteriores, priístas ambas, lo que deja mal parado a su Gobierno morenista, pues en ese caso quienes deberían de inaugurar la obra son quienes gestionaron, aplicaron y culminaron la edificación. Y en ese caso, por supuesto que le compete a la alcaldesa Rabelo de la Torre.

En este tenor, y a como veo el tema de las inauguraciones futuras —del pasado—, dentro de unos días, tal vez la titular de Desarrollo Territorial, Urbano y Obras Públicas (Sedetuop), Karla Gelisle Sánchez Sosa, anuncie la inauguración del distribuidor vial de las avenidas Francisco I. Madero y Gobernadores, o ponga en marcha la remodelación del malecón de la ciudad.

Incluso, ya veo al secretario de Turismo, Mauricio Arceo Piña, cortando el listón de las Fuentes Marinas Monumentales “Poesía del Mar”, del “Ángel Maya” o del Parque “Moch Cohuó”, mientras que la encargada de Salud pondrá en marcha el nuevo y moderno Hospital de Especialidades “Dr. Javier Buenfil Osorio”.

Y esto sucede porque, en primera, los funcionarios de la actual administración no son claros a la hora de emitir anuncios —tal como ya he mencionado—, incluso la vocería del Gobierno del Estado, y quien esté al frente, si es que lo hay, realizan funciones distintas a las que deberían, por ende, tanta desinformación.

Pero en segunda, y la más importante, es que la actual administración, que proviene de una lucha de casi 25 años, y que prometió un Campeche con “Gobierno de Todos”, la realidad es que no ha hecho nada, no acepta recomendaciones y mucho menos tolera la crítica, aunque sea constructiva. Y al paso que vamos, ya voy dudando que pronto veamos algo. Pasaremos de un gobierno de todos a un futuro para nadie.

Lo que urge es que, en lugar de anunciar como suyas las gestiones y obras del pasado, o estar peleando por una inauguración ya realizada, el nuevo “Gobierno de Todos” comience —aunque ya sea tarde— a buscar industrias y empresas que quieran invertir en Campeche. Ya lo dijo Gamboa Rosas, que ahora con la obra de los priístas hay más oportunidad de que los inversionistas volteen a ver hacia la entidad.

Otra cosa que tendría que aclarar el yucateco, es si también tendrán que regresar esos neoliberales y conservadores para entablar relaciones con los empresarios, pues hasta la fecha no se sabe de empresas que tan siquiera piensen invertir en la entidad, y eso que al inicio de la nueva administración estatal ofrecieron más empleos y desarrollo que cualquiera de los anteriores gobernantes.

Hasta el momento lo único que vemos es la apertura de dos nuevas franquicias de alimentos ubicadas en la plaza Galerías, que, si bien generan empleos, no son suficientes para la debacle generada desde el Gobierno del Estado, en donde perdieron su trabajo al menos tres mil personas. Eso, sin contar con los problemas que atraviesan las pocas empresas locales, derivado de la división ciudadana, política y empresarial, propiciada desde algunas oficinas del Palacio de Gobierno.