Tribuna Campeche

Diario Independiente

De política… y cosas peores | Incompetencia y frivolidad de Samuel

Catón

Grande fue la sorpresa de la azafata del jet cuando al recorrer la cabina en penumbra observó que una pareja estaba haciendo el amor en el asiento trasero del avión. El jadeante pasajero advirtió la presencia de la sobrecargo y le dijo: “La señal lo único que prohíbe es fumar”… Ya conocemos a Jactancio. Es un tipo pagado de sí mismo, presuntuoso y narcisista. En plática con una chica ésta comentó: “En realidad la diferencia entre el hombre y la mujer no es tan grande”. Acotó al punto Jactancio: “Puedo asegurarte que en mi caso esa diferencia es bastante grande”. (En cierta ocasión, al llenar una solicitud de empleo, en el renglón correspondiente a sexo escribió: “Enorme”)… Mil veces he manifestado aquí la gratitud y afecto que siento por Nuevo León y Monterrey. Si mil veces más los declarara aún me quedaría corto. Ese gran Estado y esa noble ciudad han sido parte de mi vida, y la han enriquecido con generosos dones. Durante más de 40 años el periódico El Norte ha publicado mis textos —ni un solo día en ese largo tiempo he dejado de escribirlos—, y de sus directivos he recibido siempre aliento y solidaridad. Tengo amigos regios que son regios amigos. Su amistad ha puesto luz en mis oscuridades. Guardo recuerdos cuya memoria disipa toda soledad. Por eso me entristece ver los males que la politiquería está haciendo a la comunidad nuevoleonesa. Es penoso en extremo el bajuno espectáculo de las pugnas entre el Congreso local y Samuel García, quien en muchos y muy diversos modos ha mostrado su incapacidad, su incompetencia, su frivolidad. García se ha convertido en motivo de vergüenza para Nuevo León. El abandono que ha hecho de su cargo, el cual juró solemnemente no dejar, supera en lo aberrante al que hizo el Bronco. Éste actuó por tonto —uso un eufemismo—, pero García lo está haciendo movido por oscuros arreglos cupulares que en el fondo no pueden tener otra explicación que la del dinero. Con mengua de su dignidad personal y daño para quienes en mala hora lo eligieron, se ha prestado a servir de instrumento a fin de quitarle votos a la oposición y hacer que el régimen actual siga atentando contra el bien de México y de los mexicanos. Traiciona así a sus conciudadanos y perjudica gravemente a la Nación, pues ayuda a que siga en manos de los que tanto la han lastimado. Alguna vez Samuel García y quienes cerca de él se encuentran habrán de avergonzarse por lo que en estos días están haciendo y en los próximos harán. Ni la ignorancia ni la vanidad podrán evitar que alguna vez se alce ante ellos el clamor de la gente y esa voz interior, más rigurosa aún, que es la de su conciencia. Duras han sido tus palabras, escribiente, que bien podrían ser llamadas catonianas. Atempera su severidad con el relato de alguna historietilla con la cual te despojes de la solemne toga del dómine o magister… “En la oscuridad de la sala de mi casa, mi novio me abrazó y me besó apasionadamente”. Eso le dijo la linda chica al curita joven con quien se estaba confesando. “¿Y luego? ¿Y luego?” —preguntó, ansioso, el novel sacerdote. Contestó, apenada, la muchacha: “Luego me acarició todo”. “¿Todo?” —inquirió el confesor respirando con agitación. “Todo” —confirmó la bella penitente. “¿Y luego? ¿Y luego?” —insistió el presbítero. “Luego —prosiguió la chica—, me tendió sobre el sillón grande; me levantó la falda y él se desabrochó el pantalón”. “¿Y luego? ¿Y luego?” —repitió con acezante voz el cura. Dijo la muchacha: “Luego tuvimos que sentarnos y componernos rápidamente la ropa, porque en eso llegó mi mamá”. Exclamó furioso el confesor: “¡Vieja metiche!”. FIN.

Mirador

Armando Fuentes Aguirre

Este amigo mío con el que tomo la copa —varias— los martes por la noche es devoto de Chejov. Dice que en sus obras de teatro parece que no está pasando nada, y está pasando todo.
Fue médico el gran escritor ruso, recuerda mi amigo. Quizá por eso hacía observaciones que a algunos les parecerán insustanciales, pero que si se consideran bien tienen mucha profundidad.
—Por ejemplo —menciona— notó que cuando los hombres revisamos visualmente a otro hombre lo hacemos viéndolo de arriba hacia abajo, en tanto que cuando revisamos a una mujer lo hacemos de abajo hacia arriba.
—No me he fijado en eso —confiesa mi amigo—, pues no soy observador, pero sé que antes había que tener cuidado con revisar así a un hombre, pues nos exponíamos a que nos preguntara, retador: “¿Qué me ve?”. Ahora, en cambio, hay que ser cautelosos al mirar de ese modo a una mujer, porque podría acusarnos de acoso sexual.
—En fin —suspira mi amigo, pesaroso—. Parece que beber y filosofar son los únicos bálsamos para atenuar este dolor llamado vida.
Y concluye:
—Eso también lo dijo Chejo

¡Hasta mañana!…

Manganitas

AFA

“…AMLO envía otra terna para
sustituir a Zaldívar, su empleado…”.

Afirma un comentador
que esa maniobra es astuta:
al final, la sustituta
la designará Obrador.

“…Multa y cárcel a quien no
cante bien el Himno Nacional.”.

Con el riesgo de olvidarlo,
o de cambiar una frase,
lo más seguro es que pase
que nadie quiera cantarlo.

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!