Tribuna Campeche

Diario Independiente

Expediente: 24 de diciembre de 2023

ANULAR AL ÁRBITRO, META DE LAYDA

Conforme se acerca la fecha para las elecciones en Campeche, aumenta la desesperación de los operadores políticos de la gobernadora Layda Elena Sansores San Román para desarticular al Consejo General del Instituto Electoral del Estado, destituir a su aún presidenta, Lirio Guadalupe Suárez Améndola, y designar a una autoridad que se pliegue a sus órdenes sin chistar.

Tal circunstancia, hay que advertir, le permitiría a Layda, auxiliada por  sus contertulios, chairos, incondicionales y cómplices, cometer toda suerte de fechorías para asegurar la victoria de Movimiento de Renovación Nacional, su partido. Juega sus cartas sin medir reclamos, divisiones y denuncias que pongan en riesgo el proceso. No hay el mínimo decoro.

Es el modus operandi de la 4T. También el presidente Andrés Manuel López Obrador intentó desaparecer al Instituto Nacional Electoral (INE) y colocar a consejeros cómodos, para que sea el Gobierno Federal el que tenga el control absoluto de las elecciones. Igual como ocurría en los años dorados de ese priísmo anquilosado del que se alimentó ideológicamente el Peje tabasqueño.

En Campeche se sabe que es la expresidenta del IEEC, Mayra Fabiola Bojórquez González, la que a través de los consejeros electorales que trabajaron en “su” administración, Juan Carlos Mena Zapata, Fátima Gisselle Meunier Rosas, Abner Ronces Mex, Clara Castro Gómez, Danny Alberto Góngora Moo y Nadine Abigail Moguel Ceballos, está moviendo todos los hilos, tanto jurídicos, políticos y hasta mediáticos, para que el cese de Suárez Améndola se vea como triunfo de la democracia, y no como lo que realmente es, un golpe a la autoridad electa democráticamente con pleno respeto a leyes y reglamentos.

No olvidemos que Mayra Fabiola facilitó el triunfo de Layda Sansores a la gubernatura. Cerró los ojos a los excesos de la campaña sansorista, pasó por alto la violación a los topes económicos, permitió el acarreo de votantes el día de la jornada comicial, y sin rubor alguno, permitió sufragar en más de una ocasión a los acarreados de Morena, según confesó un pescador champotonero en uno de los Martes de Jaguar.

Luego de su retiro del Consejo General del IEEC, Mayra Fabiola intentó ser magistrada electoral, pero no le alcanzó el respaldo oficial, pues detrás de ella existen varios expedientes en la Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción por desvíos multimillonarios. 

Tan sólo en la cuenta pública de 2021, la Auditoría Superior del Estado de Campeche (Asecam) le documentó a Mayra Fabiola desvíos por más de 50 millones 580 mil 261 pesos 35 centavos por gastos sin comprobar, disparidad de los ingresos con los gastos, no entregó prerrogativas a los partidos políticos y no pagó el Impuesto Sobre Nómina y al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Suárez Améndola reveló que al iniciar su administración encontró deuda en la cuenta pública de casi 113 millones de pesos, de los cuales 14 millones eran al IMSS y a los partidos poco más de tres millones, de modo que el total desviado por Mayra Fabiola es superior a los 150 millones de pesos.

Todos saben la vida de lujos que se da Mayra Fabiola desde su retiro, las residencias que adquirió en esta capital y en otras ciudades de la región, los vehículos de lujo en que se transporta y otras excentricidades propias de los “nuevos ricos”.

A pesar de las evidencias del saqueo, ni la Fiscalía Anticorrupción ni la Fiscalía General de Renato Sales Heredia se han atrevido a mover un dedo en contra de Bojórquez González, porque afectarían los intereses de la Sansores San Román. ¿Cuánto sabe sobre la suciedad que rodeó las elecciones a la gubernatura? Su silencio es seguridad. Además, es asesora y conferencista del partido Morena en Campeche.

Pero Lirio Suárez no ha quitado el dedo del renglón, y en todos los foros en que ha tenido oportunidad de participar ha denunciado la impunidad de que goza su antecesora, así como el desbarajuste financiero que le heredó, y que llevó a que las cuentas del IEEC hayan sido bloqueadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) o hayan sido embargadas por el IMSS.

Lo grave es que los consejeros electorales han dejado sola a su presidenta Lirio Guadalupe en esta lucha por la recuperación de los recursos. No sólo eso. Bloquean sus puntos de acuerdo, se oponen a sus designaciones y para colmo, en la sesión de apertura del Proceso Electoral Estatal Ordinario 2023-2024, le llevaron una corona fúnebre para demostrar que en Campeche está muerta la democracia, lo mismo que la autoridad de la consejera presidenta.

En el fondo, lo que estos consejeros electorales quieren es que Suárez Améndola se desista de sus intenciones de que se proceda penalmente contra Mayra Fabiola. Saben que si ella es procesada, también ellos corren riesgos, porque fueron cómplices del saqueo y del pésimo manejo financiero que imperó durante esa administración. El miedo no anda en ancas de jumento.

Está claro que detrás del afán de tumbar a Lirio Suárez Améndola están los intereses de Mayra Fabiola y sus cómplices consejeros. No se trata de democracia, sino de impunidad al desbarajuste. Y lo peor del caso es que esta perversa intención tiene el respaldo de la gobernadora de Morena. Sí. Esa que presume por fuera “no mentir, no robar y no traicionar”, pero que por dentro hace exactamente todo lo contrario.


EJEMPLO DEL RESPALDO A LA IMPUNIDAD

Prueba de que el movimiento contra Lirio Guadalupe Suárez Améndola tiene trasfondo político y es promovido, alentado y financiado por el Gobierno Estatal, es la más reciente declaración del presidente de la Junta de Gobierno y Administración del Congreso, José Antonio Jiménez Gutiérrez. Es una irrefutable demostración de esa pretensión.

El legislador afirmó que “la destitución de la consejera presidenta del Instituto Electoral del Estado de Campeche (IEEC), Lirio Guadalupe Suárez Améndola, daría certeza al proceso electoral 2023-2024 al permitir que exista mejor organización y diálogo”. ¿Cómo? ¿Razones?

Anticipó que el Instituto Nacional Electoral (INE) tendría que nombrar a un presidente interino, en lo que elige una nueva consejera, pues Lirio Guadalupe ya no formaría parte del Consejo General.

Aún más, el legislador morenista por el Quinto Distrito manifestó que el organismo nacional “ya se había tardado” en intervenir en el conflicto interno que desde hace un par de años existe en el Organismo Público Local Electoral (OPLE) de Campeche, y descartó que la resolución que tome vaya a afectar o a desestabilizar los trabajos de organización de los comicios del 2 de junio del próximo año.

Jiménez Gutiérrez remarcó que la destitución de Suárez Améndola, más que perjudicar, daría garantía y certeza a una institución en la que, desafortunadamente, hay vicios y muchos desencuentros, así como al propio proceso electoral que se avecina a nivel local, y confió en que la decisión del INE permita una mejor organización, encuentros, acuerdos y diálogos al interior del IEEC.

Hasta allá los dichos del joven e inexperto diputado. Si sus expresiones fueran válidas, esas mismas argumentaciones las podría utilizar el Congreso para pedir la renuncia de la gobernadora Sansores, que ha convertido en un fiasco su Administración, que navega al garete, sin coordinación, estrategias y metas.

Entendemos que él simplemente sacó a la luz el motivo que ha movido a la Administración sansorista para no respaldar presupuestalmente al IEEC, ni autorizarle los recursos que requiere para saldar adeudos y evitar que en pleno proceso electoral les embarguen o bloqueen sus cuentas bancarias. 

Aunque en el fondo es eso lo que desean que suceda. Que haya un proceso electoral inestable, sin adecuado control y supervisión escrupulosa que evite derroches y dispendios, para que Morena pueda agenciarse simpatizantes.

Saben los morenistas que el pueblo campechano está totalmente decepcionado de la gobernadora Layda Sansores y que esperan llegar a las urnas para aplicarle el voto de castigo, con lo que le descarrilarían sus proyectos. Ahí radica el temor.

No sólo eso, sino que también votarán para que el Congreso esté en manos de la oposición, a fin de que puedan ser fiscalizados, ahora sí, los excesos, irregularidades y corruptelas de esta podrida Administración, y exigir así cárcel a los saqueadores cuatroteístas.

Sólo con autoridades a modo —como los consejeros electorales cómplices del saqueo de Mayra Fabiola— se podrá garantizar la ventaja para los candidatos morenistas, y ese es su objetivo real. Más que democracia, los operadores sansoristas pretenden lo contrario.

Habrá que estar pendientes del fallo que emitirá el Instituto Nacional Electoral, que pidió un plazo para revisar bien los expedientes, y detectar los elementos que contaminan el proceso electoral y que además, abonan a la corrupción y la impunidad.


CORRUPCIÓN EN LA SEBIEN DE ELISA

Ya sacó el cobre. Aunque en sus redes se ostenta como luchadora social, persona respetable y de las mejores servidoras públicas, la secretaria de Bienestar del Estado, Elisa María Hernández Romero es déspota, prepotente y discriminadora. Así lo denuncian extrabajadores de esa dependencia, que nos hicieron llegar su carta de denuncia:

“La secretaria de Bienestar del Estado de Campeche, Elisa Hernández Romero, realizó una posada para los trabajadores de esta dependencia y excluyó a 208 promotores de todo el Estado de Campeche con la justificación de que ellos no son trabajadores de dicha organización, lo cual es falso, ya que desempeñan actividades a través de un contrato que se tiene firmado en el cual indica que formamos parte de dicha institución y que se recibe un salario de seis mil pesos mensuales”.

“La secretaria de Bienestar únicamente justificó el no invitarlos que porque no son trabajadores de ahí en cuanto pues ya les mencioné que sí lo son y únicamente dio ocho mil pesos para que renten un local y con lo que sobre comprar comida, a lo cual pues ese dinero es totalmente insuficiente y los promotores van a tener que llevar su propio consumo”.

“Aparte de eso, ya se les dijo a los promotores que su contrato queda cancelado, no se les va a volver a hablar, lo cual es una injusticia debido a que 208 familias dependen de eso y no va a haber recontratación, o sea este 2024 no los van a volver a requerir, pese a que aparte de trabajar para la Secretaría de Bienestar, tenían que hacer campaña en la capital en favor de Elisa Hernández y de Morena”.

“Como último tema, se les prometió a los promotores que se les subiría el sueldo a diez mil pesos mensuales, promesa salida de boca de Elisa Hernández y que se les pagarían los meses de enero, febrero y marzo que trabajaron se los iban a pagar en diciembre de este 2023, sin embargo al final no se pagó y se les está haciendo ir a trabajar hasta el 25 de diciembre ya que no han terminado de entregar los programas sociales”.

Fui parte de esta secretaria durante dos años y en el periodo de Xóchilt Mejía trabajé en la dirección de entrega de Programas Sociales. Alzo la voz por mis compañeros que me pidieron hacerlo y tienen miedo de represalias por parte del partido Morena”, agregó el remitente que nos solicita el anonimato por temor a represalias. Qué tal con los abusos de la 4T en Campeche. Son peores que los anteriores.


RENATO SALES NO TIENE REMEDIO

El fiscal chafa Renato Sales Heredia está dispuesto a agarrarse hasta de los chichibees para alcanzar su sueño de obtener una posición política de elección, aunque viole la ley. Está desesperado. Habla aquí, allá y acullá con quienes cree pueden ayudarlo. Y de nuevo se aprovecha del clero.

Sin respeto al Estado laico y en violación a la autoridad religiosa, sacó de la iglesia de Champotón al sacerdote Martín Mena Carrillo —con quien comparte aficiones—, para que le oficiara misa privada en la Fiscalía.

¿Qué perdón o milagro implorará Renato Sales a la Virgen de Guadalupe? ¿Con qué cara puede mirarla quien encarceló a tanto inocente? La sociedad campechana ve en él al farsante que no da una en el cargo, que lo utiliza para venganzas políticas y personales, que no le interesa buscar a los desaparecidos, que no resuelve ningún caso si no es por suerte, casualidad, accidente o chivatazo.

¿Le pedirá lloroso y de rodillas a la Virgen su intercesión para que en caso de que Morena —antes militó en el PRI, el PRD y el PT— lo postule, logre ganar la elección —a senador, diputado federal o local, alcalde o regidor— para obtener fuero?

Hay que advertir que lo que se vio el pasado martes 12 de diciembre es réplica de lo ocurrido hace tres años, cuando fracasó en su intento de ser alcalde de Campeche, al recibir una tunda de la hoy alcaldesa Biby Rabelo de la Torre, de la que no se repone. En esa ocasión se aprovechó de la buena fe del sacerdote José Luis Yeh Ehuán. ¿Lo habrá olvidado?

En el Municipio de Campeche y en los del Camino Real ya lo conocen. Cuando pretende algo se viste de cordero. ¿Qué libro va a presentar ahora? La gente se cansó de ser utilizada por este personaje, que después de obtener lo que busca se olvida de todos los que lo apoyaron y se le sube la hubris.

No es capaz de desprenderse de nada, ni ha sido capaz de generar empatía. Es acumulador de riqueza a cualquier costo y sin atender los medios. ¿Creerá que por misterio divino podrá obtener el voto de los campechanos? Sólo de plurinominal pudiera sentarse en cualquiera de las sillas pretendidas. Como expresó César al cruzar el Rubicón, la suerte está echada.


Y QUÉ CON LAS FOTOGRAFÍAS

Con cada oportunidad mínima que se les presenta, paniaguados, lacayos, recaderos, botones, escuderos, dependientes, mucamos y mercenarios de la gobernadora Layda Elena Sansores San Román, mandan y envían a los cuatro vientos la fotografía en que posan su patrona y su mandamás Andrés Manuel López Obrador.

Es una afición y propensión para demostrar que Layda Elena goza de los afectos del “señor Presidente”. ¿Y cuáles son los beneficios tangibles que ha aportado a los campechanos esa relación?

¿Hay mayor inversión en obra pública? No. ¿Han mejorado los servicios de salud? No. ¿Está ya la infraestructura carretera en excelentes condiciones? No. ¿Disponen las familias de los satisfactores mínimos? No. ¿Se les cumple a los maestros y por consiguiente se satisface en el aspecto educativo, laboral, empresarial, agropecuario y pesquero?No.

¿El comercio y la industria han sentido la mano auxiliadora de los gobiernos Federal y Estatal? No. ¿Se tienen previstas inversiones foráneas o locales? No. ¿Se tienen proyectos de desarrollo que detonen la creación de empleos? No.

Ensíntesis, ¿qué es lo que ha dejado a Campeche esa “excelente relación” de López Obrador con Sansores San Román? ¿Qué sustenta los insistentes señalamientos de la gobernadora de que en López Obrador se tiene al mejor Presidente que ha tenido el país?

Por lo que se ve, el fuerte de la señora Sansores San Román no es la historia. Ni el comedimiento. Ni el respeto. Sino el extremismo más entreguista que gobernante alguno hubiera tenido con quien detenta el Poder Ejecutivo Nacional.

¿Tendría la bondad Layda Elena de ilustrarnos sobre la huella que Andrés Manuel dejará en Campeche al final de su sexenio? Seguramente dirá que el Tren Maya es la máxima obra en la región que catapultará el desarrollo. ¿Y será que lo concluyan? Inaugurado está, pero “faltan detalles” a esa obra que no se observa por ahora en ningún lugar del mundo, reconoció en una expresión rarísima de López Obrador.

¿Podrá indicarnos por qué si el proyecto marchó sobre rieles, aún no se  termina? ¿Se cumplió con beneficiar a los campechanos en la obra, que especialistas aseguran que aumentó en un 228 por ciento de su presupuesto original, y que para el próximo año rebasará el medio billón de pesos?

¿La mano de la justicia alcanzará para defender los intereses de quienes han sido afectados por la construcción de una obra incierta en muchos sentidos, a la que se le ha apostado todo? ¿Cuál es el futuro en ese sentido? Incierto, es la verdad. Preocupante, el temor. Insatisfacción, las motivaciones. 

Y pensar que Laydita no cambiará. Seguirá empecinada en inaugurar obras que no gestionó, que fueron concretadas con recursos federales  y que corresponden a otros gobiernos. Hubo, cierto, alguna transformación, pero no es de la cuarta.

En lo que respecta al Tren Maya, es necesario que reconsidere su discurso, porque el arranque ha resultado deficiente, escaso el volumen de pasaje, las terminales no han sido terminadas y carecen de mobiliario. El caballero de fuego, el atlas del esfuerzo, el mesías que todo lo puede, de nuevo no pudo con la conclusión de su promesa.

Inauguró una obra inconclusa, como es práctica común en las administraciones del cuatroteísmo. Ya no debería sorprendernos.


EXPEDIENTE es elaborado con aportaciones de periodistas y colaboradores de TRIBUNA. Comentarios, opiniones, quejas, denuncias, elogios, ofensas, agradecimientos y sugerencias al correo electrónico: [email protected]

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!