Tribuna Campeche

Diario Independiente

Robo violento en casa de empeño Realice

El lugar del robo está ubicado en la avenida Gobernadores, frente a Chedraui. La encargada de la casa cayó en crisis nerviosa.

Cerca de 400 mil pesos en relojes, joyas, laptop y dinero en efectivo se llevaron dos sujetos de la casa de empeños Realice, ubicada en la avenida Gobernadores, luego de que amagaron con un arma de fuego a los empleados. No hay detenidos y de los sospechosos se informó que tenían aspecto de chilangos.

El robo se registró cerca de las 10:15 horas de ayer, sin embargo, personal de la casa de empeño avisó a las autoridades policiacas hasta las 11. Al sitio llegó el Ministerio Público del fuero común, peritos y la Policía Ministerial Investigadora (PMI).

Los primeros datos señalaron que cerca de las nueve horas, ingresaron dos sujetos al local ubicado enfrente de la tienda de autoservicio Chedraui. Uno vestía pantalón caqui y camisa manga larga, mientras que el otro una sudadera azul rey, ambos altos, delgados y de aspecto fuereño.

Uno de ellos preguntó por una laptop y solicitó que se la mostraran, pero los empleados le dijeron que no lo podían atender, sino hasta que llegara la encargada. Retornaron a las 10:15.

Mientras que el empleado sacaba la laptop, uno de los ladrones se pegó a la puerta de acceso al personal y sacó el arma de fuego con el cual los amagó y obligó a tirarse al suelo.

Entre los empleados se encontraba Juan Carlos León Chablé, a quien llevaron hasta la bóveda para que la abriera y la vaciaran casi por completo. Los ladrones tomaron joyas, relojes y todo cuanto valor había, incluyendo la laptop.

 

TARDARON EN LLAMAR

Los delincuentes salieron corriendo, mientras que el personal avisó, pero a la central de las sucursales, no así al número de emergencias. Para cuando llegaron los policías estatales ya eran casi las 11 horas, por lo que poco pudieron hacer.

El Ministerio Público del fuero común solicitó los videos de vigilancia para iniciar las investigaciones, mientras que los peritos buscaron huellas dactilares para la posible identificación de los ladrones.