Inicio»Policía»Cerraría PGJE el caso de la niña que murió envenenada

Cerraría PGJE el caso de la niña que murió envenenada

0
Compartidos
Google+

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) estará cerrando el caso, sin fincar responsabilidades, de una infante que murió envenenada el jueves 3 de julio pasado en la ciudad de Hecelchakán y cuyo principal sospechoso era un mando de la Policía Ministerial Investigadora (PMI), señalado por la madre de la menor, Rosario Euán Paredes.

“Nada más que el Ministerio Público termine las indagatorias y de no encontrar elementos de delitos, estaríamos cerrando este caso”, refirió el procurador estatal, Arturo José Ambrosio Herrera, en torno al fallecimiento de la infante de dos años de edad, hija de Rosario Euán Paredes y de Máximo Alberto Valera Paat, mando de la PMI en Hecelchakán.

Al parecer, la menor habría jugado con veneno en polvo y después se llevó la mano a la boca. No hubo confirmación de presunto maltrato del servidor público a la joven madre.

“Se pudo determinar criminalísticamente que la niña fue hacia el herbicida. El estudio fue hecho por personal ajeno a la procuraduría y nos señala que una pequeña porción del veneno es suficiente para llevar a la muerte”, refirió Ambrosio Herrera.

 

MADRE ACEPTA RESULTADOS

Aclaró que la madre ya aceptó que se trató de un lamentable accidente al entregar su declaración por escrito ante el Ministerio Público del fuero común.

“Señaló que efectivamente tiene la plena conciencia que el elemento ministerial no le hizo nada a su hija, que fue un desafortunado accidente y no hay nada que perseguir en cuanto a este asunto”.

Ambrosio Herrera indicó que a raíz de la muerte de la menor se iniciaron las diligencias ministeriales y se corroboró que aquella fatídica tarde, Máximo había pedido permiso ya que debió estar laborando.

La menor fue encontrada por el servidor público sacando espuma por la boca, Rosario se encontraba en uno de los cuartos; la mujer señaló que dormitaba, después de que presuntamente fuera golpeada por el policía.

De inmediato abordaron un tricitaxi para acudir al Centro de Salud, sin embargo, en el trayecto pereció la menor de edad.

“Obtuvimos muestras, se llevó a cabo el raspado de las uñas de la menor y pudimos acreditar que la niña tomó el herbicida. Se notificó a la mamá los resultados, vio la procedencia de los mismos y todo el proceso que se llevó a cabo”, indicó Ambrosio Herrera, para después descartar que haya omisión por parte de los padres, ya que en su momento auxiliaron a la infante y la llevaron con un médico.

Noticia anterior

No denuncia víctima de un agresor sexual

Siguiente noticia

Eiza está contenta con sus curvas

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *