Tribuna Campeche

Diario Independiente

Psiquiatras mataron a colega para impedir que asumiera cargo

El presidente del Colegio de Psiquiatras de esta entidad, Luis Enrique Lara González y el también psiquiatra Pablo Santos García González, fueron detenidos y puestos a disposición de un juez por su presunta responsabilidad en el homicidio de su colega Felipe Triay Peniche, quien recibió 22 puñaladas y su cuerpo fue mutilado y escondido en el interior de la cajuela de su propio auto.

Ambos implicados se reservaron el derecho a declarar, durante la audiencia registrada en el Juzgado de Control, al mismo tiempo que la defensa denunció atropellos cometidos por la Fiscalía General del Estado (FGE) y la próxima cita está prevista para hoy. La titular de la FGE, Celia María Rivas Rodríguez, informó que ayer se giraron las órdenes de aprehensión en contra de los presuntos implicados en este polémico caso, por
el delito de homicidio calificado, quienes horas después rindieron su declaración ante el juez de Control.

Debido al tipo de delito, no tienen derecho a salir bajo fianza. Detalló que para cometer el atroz crimen se utilizó un cuchillo, el cual se lo insertaron en 22 ocasiones en diversas partes del cuerpo, una de ellas, en el corazón. Para el esclarecimiento de este hecho cometido por dos psiquiatras de profesión, efectuado en tiempo récord, se trabajó con la revisión de cámaras de video, estudios dactiloscópicos, de planimetría, cateos a diversos predios, así como el uso del

FARO para recreación de escenas del crimen y diversas diligencias. La funcionaria estatal comentó que el homicidio del oriundo de Espita se perpetró en el departamento del especialista originario del Distrito Federal, ubicado en la calle 25 con 22 en la colonia García Ginerés, hasta donde llevó al hoy finado con base a engaños a fin de ultimarlo, tal como habían planeado desde días antes.

El móvil del crimen está relacionado con intereses económicos vinculados con la obtención de un cargo laboral que el reconocido médico obtendría en próximos días y por el cual uno de los involucrados estaba pujando. La muerte del médico ocurrió el pasado viernes 15, luego de haber salido de una reunión con compañeros de profesión, efectuada en conocido hotel de esta capital.

Al término de la misma, GarcíaGutiérrez llevó a Triay Peniche al sitio citado, para realizar el plan trazado y que consistía en ultimarlo. La causa de muerte fue anemia aguda consecuente a perforación de víscera cardiaca, tras lo cual los imputados planearon cómo deshacerse del cuerpo. Por la saña con que fue perpetrado el crimen, que conmocionó a la sociedad yucateca porque el occiso estaba emparentado con políticos, empresarios y periodistas, las autoridades sospecharon en un principio que se trataba de un crimen pasional.

Sin embargo, esa línea de investigación se desechó conforme avanzó la investigación.