Inicio»Policía»Desalojan restaurante por deuda con una financiera

Desalojan restaurante por deuda con una financiera

0
Compartidos
Google+

Empujones y dos detenidos dejó el desalojo de Lázaro Cahuich Uitz y Karina Ku Chí, presuntos propietarios del predio donde se ubica el restaurante “El  Tamaulipeco”, al dar cumplimiento a la orden de un juez de Hecelchakán, que llevó a cabo el actuario Carlos Castro Jiménez en presencia de María de Lourdes Carrillo, apoderada legal de Caja Itzaes, con apoyo de la fuerza pública, entre policías municipales, estatales y de la Vicefiscalía regional.

El desalojo se realizó cerca de la 10:30 horas de ayer en la mencionada propiedad, ubicada a un costado de la maquiladora.

Al parecer el hecho fue por una deuda de más de 700 mil pesos a nombre de Lázaro Damas  Miranda; la mencionada empresa recuperó el predio como pago de la misma.

Durante el inicio del desalojo Lázaro y Karina se aferraban a no ser desalojados, ya que señalaron que no son los que deben a la caja sino Lázaro Damas Miranda, por lo que era un atropello lo que las autoridades hacían.

Ante la gresca que se formó, los agentes detuvieron a Lázaro Cahuich y a Carlos Ku, por agredir a un agente de la Vicefiscalía.

Cargadores contratados por la Caja Itzaes sacaron todas las pertenencias de los desalojados y las subieron a dos camiones, para trasladarla hasta su domicilio en la Junta Municipal de Tinún.

Karina señalaba que esa acción era injusta ya que ellos no tienen ninguna deuda con la Caja Itzaes, lo cual es un atropello y que procedería legalmente porque su terreno es ejidal y no hay documento para sustentar la propiedad.

La apodera legal de Caja Itzaes señalaba que ahora el predio es propiedad de la financiera por la deuda de Lázaro Damas Miranda, de 700 mil pesos, por lo cual se llevó a cabo el desalojo.

Después del desalojo el predio fue resguardado con cinta amarilla, quedando bajo resguardo de la empresa.

Finalmente, Lázaro y Karina señalaron que esto fue un atropello de la Caja Itzaes, porque no es la primera vez que intentaban desalojarlos sino la tercera, y ahora hasta con la fuerza pública y hasta exceso de ella, y dentro del forcejeo  lastimaron a un menor de edad.

Argumentaron que el predio tiene tres documentos y todos son apócrifos, no son válidos, por lo que no pueden embargar.

Noticia anterior

Inaugura DIF obras en 3 comunidades

Siguiente noticia

Democracia dirigida