Inicio»Policía»Columnista preso no es perseguido político

Columnista preso no es perseguido político

0
Compartidos
Google+

“No te voy a regresar al niño y hazle como quieras, contrata un buen abogado y asesórate bien”, parafraseó Ana del Carmen del Río Lastra, al columnista M.V.A. preso, al dar su versión de lo que llevó a su exesposo a enfrentar un doble proceso penal por los delitos: el no cumplimiento de la obligación alimentaria y la sustracción de menores e incapaces.

Leyendo una carta y flanqueada por sus asesores, los abogados José Alfredo Cardeña Vázquez, presidente del Colegio de la Barra de Licenciados en Derecho de Campeche y Manuel Iris Balán, Ana del Carmen descartó que haya persecución política y que esté respaldada por el Gobierno Estatal.

“Ustedes han escuchado la versión incompleta de él y a continuación daré la mía”, señaló, mientras que Cardeña Vázquez afirmó que el problema no se ha resuelto, porque M.V.A. no ha querido proponer ni una sola solución en las audiencias. El imputado fue detenido el jueves 8 de marzo.

Los abogados y la mujer presentaron las fojas de la solicitud de divorcio —iniciado el 26 de agosto del 2013— número 856/12-2013/3F-I, del Juzgado Tercero de lo Familiar, un certificado de depósito por mil pesos y un listado del Instituto Mendoza en que se detalla la falta de pago de las mensualidades de noviembre del 2017 a la fecha.

“En cinco meses solamente depositó mil pesos para la alimentación del niño y no pagó las colegiaturas, cuando él mismo, de voluntad propia y ante el juez familiar, acordó pagar dos mil pesos quincenales”, afirmó Ana del Carmen, quien se quejó de no haber pasado el cumpleaños número ocho con su hijo, debido a que no se lo entregaba aun teniendo la custodia.

“¿Cómo pagó la multa y su abogado y no ha podido pagar la comida y colegiatura?”, cuestionó. La mujer informó que en un principio —tras el divorcio— mantenían una relación cordial en torno a la atención del niño. Estuvieron casados 11 años.

Como acuerdo, M.V.A. veía a su vástago entresemana y se quedaba con él sábados y domingos. Todo inició en las vacaciones de verano del 2017, cuando se lo llevó y ya no se lo quiso devolver pese a las multas del juez de lo familiar, y que incluso acudió la fémina con la fuerza pública a Champotón.

“Estoy aquí ante ustedes como mamá, mi último recurso fue hacer esto, llegar a estas instancias legales, puesto que muchas veces rogué, imploré, supliqué”, leyó Ana del Carmen.

“En Champotón, donde lo tenía, ya lo había inscrito en el Instituto Mendoza campus Champotón. Eso dio pie a que pensara que su plan en un principio era quedarse con el niño y cambiar la custodia que a mí se me otorgó cuando la sentencia de divorcio en el 2013 y a él no le importó”.

“El señor ha dado tanta información a su modo cambiando una y otra vez los hechos que me han puesto ante la opinión pública y mi hijo como una persona mala. A mi hijo le puede afectar, porque lo han cuestionado sobre este problema de sus padres. Por eso mi deber es aclarar las cosas que dieron origen a lo que estamos pasando”, finalizó.

 

Noticia anterior

Lesionado motociclista

Siguiente noticia

Sexto incendio consume cuatro has. de monte bajo y una choza