Inicio»Policía»Depredador sexual en la Esperanza

Depredador sexual en la Esperanza

0
Compartidos
Google+

Vecinos de la colonia Ampliación Esperanza se encuentran alarmados ante la presencia de un “depredador sexual”, que ha agredido en cinco ocasiones a niñas, jóvenes y adultas en un camino de terracería de un predio de la Secretaría de Marina (Semar), que usa la gente para acudir a diversas escuelas. El lunes por la tarde ocurrió el último caso y temen que haya una violación.

“Vivimos con miedo, no es la primera vez. Las autoridades están esperando que ocurra una desgracia para que puedan actuar y venir a tapar el pozo”, refirió indignada Perla May León, cuya suegra fue atacada hace un mes en ese lugar.

Por su parte, José Cruz Méndez, vecino de la zona, afirmó que él junto con un niño lograron evitar que una joven fuera violada la tarde del pasado lunes, cuando fue interceptada por un motociclista, quien la manoseó e intentaba llevársela monte adentro.

Perla y José afirmaron que llevan viviendo más de 11 años en los límites del terreno de la Semar, el cual no está resguardado. Los habitantes de la Ampliación Esperanza, principalmente de la calle Nance, emplean un par de veredas de terracería para llegar al Fracionamiento Kalá, Concordia, Colonial Campeche o la 20 de Noviembre.

Usan el atajo para llegar a las escuelas de preescolar, primarias, Secundaria 23, Cecytec y un colegio particular. Es paso obligado de niñas, niños, estudiantes y amas de casa. En la zona no hay alumbrado público ni vigilancia de la Semar ni de la Policía Estatal Preventiva (PEP).

“Cuando empiezan las lluvias se llena de maleza. Hemos pedido un poste con luminaria, también hemos girado oficios para mantener limpio el lote baldío, pero los de la Marina chapean una parte y se van”, refirió Perla, quien afirmó que otra amenaza son los incendios ante la proliferación de yerba en esta temporada de seca.

 

LOS ATAQUES

Los vecinos coinciden en que se trata de un sujeto que anda en short y se transporta en una motocicleta negra o azul, tiene entre 30 y 40 años de edad, de tez morena. Lleva el casco puesto para cubrirse el rostro.

Se oculta a mitad del camino, aprovechando que hay lomas y se masturba. Otro caso es el de un sujeto que llegó en una camioneta, la cual aparcó frente al terreno y se empezó a tocar su miembro delante de las niñas que pasaban camino a la escuela.

El último caso ocurrió entre las 15 y 16:00 horas del lunes pasado. El hombre se masturbaba cuando una joven intentaba cruzar para acudir a casa de su mamá en la Ampliación Esperanza.

Vio al tipo, por lo que se regresó. El depravado simuló marcharse en su motocicleta al verse descubierto. Minutos después, la joven creyó que estaba a salvo y regresó para cruzar.

El sujeto le dio alcance para agredirla sexualmente: le tocó los senos. La víctima gritó mientras luchaba para no ser arrastrada. José Cruz y un niño la oyeron y corrieron para auxiliarla, incluso agarraron piedras y se las lanzaron al tipo que abordó su moto y huyó por la calle Nance.

Otro caso ocurrió a las 6:30 horas de la mañana con una estudiante de la Escuela Secundaria Técnica Número 23 de Concordia. José logró salvarla también, pero el agresor huyó.

Noticia anterior

Dos se quitaron la vida en las últimas 48 horas

Siguiente noticia

Roban en 2 escuelas; sin detenidos