Inicio»Policía»Ejecutados, ya habían sufrido un atentado

Ejecutados, ya habían sufrido un atentado

0
Compartidos
Google+

Miguel Pérez Jota y su hijo Miguel Pérez Pérez, quienes fueron ejecutados la medianoche del martes en su domicilio en la comunidad de Lázaro Cárdenas, ya habían sufrido un atentado el 16 de diciembre de 2016, cerca del ejido Francisco I. Madero, en la región de Desengaño.

En esa ocasión se supo que fueron atacados con escopetas cuando transitaban a bordo de una camioneta en el tramo carretero de Francisco I. Madero a Justo Sierra, así que fueron ingresados al Hospital General.

Las víctimas argumentaron que la agresión se derivó por la disputa de tierras, pues habían adquirido algunas hectáreas en la localidad de la Tigra.

Desde esa ocasión, Miguel Pérez Pérez quedó destinado a depender de una silla de ruedas, pues una bala que recibió en la espalda le dañó la columna.

De acuerdo con los lugareños, éstos se dedicaban al narcomenudeo en su domicilio, aunque se desconoce si fue por esa causa o por ajustes de cuentas que dos sujetos llegaron a bordo de una motocicleta hasta su propiedad para asesinarlos a balazos.

Hasta el momento, la autoridad no ha hecho algún pronunciamiento respeto a los avances de las investigaciones para esclarecer el crimen.

Noticia anterior

Depresión lo orilla a cortarse las venas

Siguiente noticia

Arrestan a 2 en cateo antinarcóticos