Tribuna Campeche

Diario Independiente

Descuartizado por tráiler

Da click para más información

ESCÁRCEGA.— Dos motociclistas fueron arrollados por tráiler cuando salieron sin precaución de una ranchería ubicada sobre la carretera federal Escárcega-Villahermosa, lo que dejó como saldo un muerto y un lesionado de gravedad, además de daños materiales en el biciclo.

El hecho ocurrió a las 20:00 horas en el kilómetro 252+500 de esa vía, en camino que conduce hacia la ranchería San Francisco. Se deduce que los ocupantes de la Itálika rojo, sin placa, salieron intempestivamente hacia la carretera federal cuando fueron arrollados por un tráiler, cuyo guiador huyó.

La moto “voló” 15 metros hasta quedar dentro de la maleza, mientras que el cadáver del guiador terminó descuartizado sobre la carretera, sin una pierna y con la cabeza deforme.

El acompañante salió catapultado por más de 10 metros y resultó con graves lesiones que ponen en riesgo su vida, por lo que fue trasladado al Hospital Regional IMSS- Bienestar de la comunidad de Mamantel. Se presume que el guiador de la motocicleta estaba alcoholizado.

Al sitio llegaron elementos de la Guardia Nacional para acordonar la zona y esperar que personal de la Vicefiscalía realizara el levantamiento del cadáver.

ANTEBRAZO DESTROZADO

EN POMUCH, Hecelchakán, con el antebrazo destrozado quedó uno de los dos lesionados en percance, donde según datos del chofer del tráiler que iba detrás de ellos, chocaron con señalamientos viales, rebotaron hacia el muro de contención del costado derecho y “volaron” por más de 10 metros hasta quedar tirados entre la maleza. La moto avanzó más de 20 metros.

El hecho ocurrió en la carretera federal Campeche-Mérida a la altura del kilómetro 49 alrededor de las 21:10 horas, en el carril Mérida-Campeche, en la bajada del puente, donde dos sujetos iban a bordo de una moto 250 marca Islo, negro, con placa 59CUVL del Estado.

Los lesionados tuvieron que ser levantados en camilla por oficiales y paramédicos que llegaron en cuestión de minutos. Uno gritaba entre la maleza en medio de charco de sangre, con el brazo derecho casi descolgado. Sólo parte del pellejo lo mantenía unido. El otro se encontraba a no más de tres metros y no se podía levantar.