Inicio»Policía»Casi pierde un ojo

Casi pierde un ojo

0
Compartidos
Google+

Adicto a las bebidas embriagantes estuvo a punto de perder el ojo izquierdo, luego de ser golpeado por sus amigos de parranda —conocidos como el escuadrón de la muerte— en el barrio de Santa Ana.

Alrededor de las 10:30 horas de ayer, en la calle Nicaragua entre las intersecciones de las vialidades Chihuahua y Circuito Baluartes, cerca del mercado Pedro Sáinz de Baranda, varios vagabundos comenzaron a discutir por problemas personales.

De repente, uno de ellos —al parecer originario del municipio de Candelaria— comenzó a ser agredido por otros dos, sobre todo en la cabeza, hasta dejarlo con los ojos hinchados, además de probable fractura en la nariz y con los labios rotos, para quedar tendido en charco de sangre.

Motopatrulleros de la Policía Estatal Preventiva (PEP) se movilizaron y al encontrar al hombre malherido, pidieron apoyo de los servicios médicos.

Debido a la gravedad de las lesiones, paramédicos del Centro Regulador de Urgencias Médicas (CRUM) lo canalizaron al Hospital General de Especialidades “Dr. Javier Buenfil Osorio”.

Según testigos, por segundo día consecutivo fue atacado por otros indigentes que constantemente provocan disputas en los alrededores del principal centro de abasto.

Noticia anterior

Riñas en bar y boda en Imí

Siguiente noticia

Discuten hermanos y se enfrentan a machetazos