Inicio»Policía»Aumenta la violencia

Aumenta la violencia

4
Compartidos
Google+

Los cuerpos de dos personas ejecutadas y calcinadas encontrados antenoche en el interior de su camioneta de lujo, en la carretera de Chiná a San Agustín Olá, en el Municipio de Campeche, se presume que era una pareja dedicaba a la compraventa de oro y agiotismo.

Ambos cuerpos presentaban traumatismo cráneo encefálico. Se desconoce si por proyectil de arma de fuego o de algún objeto contundente. Hasta anoche la Secretaría de Seguridad Pública y la Fiscalía General del Estado de Campeche no tenían asegurada a  ninguna personas. Estaban desconcertadas. Los titulares de ambas dependencias prefirieron callar.

En noviembre de 2015, en el puente del libramiento a Chiná fue encontrado un vehículo, en cuyo interior hallaron los cuerpos de dos personas —una pareja— ejecutadas a balazos. También se dedicaban a la compraventa de joyas y el agiotismo.

La Fiscalía General del Estado de Campeche (Fgecam) no informó de lo ocurrido. Es la segunda ejecución —con tres víctimas— en lo que va de la semana. El primero fue el policía municipal de Escárcega.

Los cuerpos de las dos personas se encontraban hasta ayer en las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo), donde el personal ministerial trabajaba para la identificación. Trascendió que fue identificado la mujer. El reporte ocurrió cerca de las 20:30 horas del miércoles 22 de diciembre, cuando al número de emergencias del C-5 reportaron el incendio de una camioneta CRV, en la carretera estatal a San Agustín Olá.

Bomberos y personal de Protección Civil combatieron las llamas. Tras sofocar el fuego, descubrieron el cuerpo de una persona recostada sobre el asiento del conductor y del copiloto.

En los asientos de atrás había otro cadáver. Ambos se encontraban calcinados. La camioneta quedó reducida a chatarra, aparentemente presentaba impacto por alcance en la parte trasera de la unidad.

La zona fue acordonada por la Policía Estatal (PE) para la llegada de los integrantes de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) y del Instituto de Servicios Periciales, que ordenaron arrastrar la camioneta con grúa a las instalaciones de la Fgecam.

Sólo recabaron algunos indicios en la zona y decidieron sacar los cuerpos del vehículo, en una zona alejada de los representantes de los medios de comunicación.

Fuentes no oficiales indicaron que los ultimados se trataba de una pareja vendedora de oro, que tenía su domicilio en la colonia Morelos, al parecer fueron asesinados por no pagar su “cuota”, mientras que otra versión no oficial indicó que tenían adeudo con los “colombianos”.

Hasta el momento no hay una versión oficial sobre el móvil del doble asesinato ni si está relacionado con la ejecución del servidor público municipal, la madrugada del martes 21 de diciembre.

Noticia anterior

Portada Carmen

Siguiente noticia

Miles pasarán triste Navidad