Tribuna Campeche

Diario Independiente

Se enredan al querer justificar la compra de las computadoras

Da click para más información

En versión contradictoria, confusa y opaca, la secretaria de Bienestar (Sebien) y su director de Estrategia y Política Social, Teresa Xóchitl Pitzahuatl Mejía Ortiz y Fernando Humberto Castillo Hurtado, sobrino del exgobernador Jorge Carlos Hurtado Valdez, negaron transas, ocultamiento y compra a sobreprecios de equipos del programa “Formación Jaguar”.

Pero no presentaron facturas, ni revelaron los nombres de los proveedores que participaron en la licitación para la adquisición de computadoras portátiles. Aún más, presentaron cajas que supuestamente contenían las computadoras, sin abrirlas y la sospecha es que estaban vacías. Y no han proporcionado la lista de beneficiarios y las escuelas donde estudian.

En conferencia de prensa selectiva, donde sólo permitieron el acceso a medios digitales afines a la actual Administración, la exdiputada local por Morena y pareja del actual presidente de la Junta de Gobierno y Administración, Alejandro Gómez Cazarín, ambos veracruzanos, y quien la impuso como titular de la Sebien, demostró que carece de conocimiento y capacidad, pues sólo sirvió de acompañante del director de Estrategia y Política Social, Castillo Hurtado, para tratar de desmentir las denunciadas presuntas irregularidades.

En aras de pretender ocultar la presunta corrupción, indicaron que el Programa Formación Jaguar en el componente Bienestar Digital (copia del impulsado por la pasada administración priísta), entregará en el segundo semestre de este año 850 computadoras más.

En franca contradicción, señalaron que el 26 de abril en un acto para ensalzar a la gobernadora Layda Sansores entregaron 400 equipos, y que ese mismo día dieron otras laptops en Seybaplaya y en la capital —sin precisar cuántos—, pero que les quedan 99 que están en resguardo de la Sebien estatal y que serán entregadas como parte de la demanda social que estipulan las reglas de operación.

En un montaje apilaron las cajas sobre el escritorio para mostrar que las tienen en su poder, pero no las abrieron para comprobar que ahí estaban los equipos.

La exlegisladora morenista, que destacó como la más floja, improductiva y faltista de la pasada Legislatura, que sólo aparecía sin falta los días de quincena para cobrar su jugosa dieta de 120 mil pesos, y que destacó penosamente para exigir justicia cuando su pareja Gómez Cazarín fue baleado al parecer por ajustes de cuentas en su casa en Carmen, negó que haya hecho negocios con la compra de las computadoras a sobreprecio.

Castillo Hurtado aseguró que la licitación fue pública y se privilegió a un proveedor local que ofreció el mejor precio y garantías por defectos. Pero no mostró la documentación de la licitación, la relación de propuestas, ni el nombre del proveedor que obtuvo el contrato.Junto a Xóchitl Mejía Ortiz sostuvo que el costo unitario de cada equipo entregado en días pasados por la gobernadora Layda Elena Sansores San Román, incluyendo una tarjeta adicional de 64 gigas, fue de cinco mil 500 pesos con nueve centavos.

“Las 505 computadoras tuvieron un costo de dos millones 777 mil 545 pesos con 45 centavos, a lo que se suma 444 mil 407 pesos con 20 centavos, correspondiente al 16 por ciento de IVA, dando así un total de tres millones 221 mil 952 pesos con 72 centavos”, detalló.

Además, aumentaron los costos, ya que supuestamente también pagaron por la serigrafía, el embalaje y los candados, para que supuestamente no hagan mal uso de los equipos.