Tribuna Campeche

Diario Independiente

Fallece mujer por posible negligencia

Da click para más información

FUE ATENDIDA POR PRESUNTA DOCTORA

Rubí Maribel, de 32 años de edad, habría perdido la vida tras haber recibido una supuesta mala atención durante dos días en el “consultorio de asistencia social” denominado “San Lázaro”, ubicado en la calle 19 del Centro de Kanasín. Deja en orfandad a un niño de seis años. Aunque se manejó como un supuesto aborto inducido en un consultorio de operación clandestina, se ha desmentido por parte de familiares y testigos durante una investigación.

Catalina Chan Herrera, madre de la hoy occisa, rindió ayer su declaración ante la Fiscalía General del Estado (FGE) y se mantuvo a la espera durante varias horas en el Servicio Médico Forense (Semefo) para que se le entregara el cadáver de su hija.

Con la voz quebrada y sin querer hablar, narró que el sábado el esposo de Rubí la habría llevado a consultar por la mañana en la unidad familiar del IMSS de dicho Municipio, debido a que su hija tenía la respiración baja y temperatura.

Por indicación de un médico, del cual ignora su nombre, se le entregó un pase para que la ingresaran a un hospital de la misma instancia, pero en la ciudad de Mérida. Sin embargo, ante la gravedad en que se veía su hija decidió llevarla a un consultorio particular donde brindaba atención privada la presunta doctora Lizbeth A.B., de 56 años de edad, donde le aplicaron oxígeno que compró la familia de la joven, pero no presentó mejora alguna.

Detalló que Lizbet A.B. les informó que Rubí estaba embarazada, pero la familia mantiene dudas al respecto ya que ella contaba con el dispositivo DIU. Sin embargo Rosa “N”, trabajadora de la supuesta galena, confirmó que no se realizó ningún estudio médico para confirmar si Rubí estaba en etapa de gestación.

Explicó que fue la doctora sin licencia quien decidió, sin consentimiento de los padres de Rubí, colocarle la sonda vía urinaria viendo que estaba inflamada, pero al quitarla le habría salido un coágulo de sangre y la placenta, provocándole sangrado abundante.

Momentos después llegó un supuesto químico al lugar y les recomendó hacerle una transfusión de sangre emergente a la muchacha, la cual realizaron en este predio, así como tres unidades más, las cuales costaron nueve mil pesos cada una.

La madre de la Rubí comentó que los gastos del material solicitado por la presunta doctora Lizbeth A.B. ascendieron a unos 50 mil pesos, que incluyeron oxígeno, unidades de sangre y medicamentos.

Alrededor de las 19:00 horas del lunes, al ver que su hija no tenía mejoría, un familiar solicitó el apoyo de una ambulancia, por lo que paramédicos de la Policía Estatal trasladaron a Rubí Maribel al Hospital General “Agustín O’Horán”, donde horas más tarde perdió la vida.

 

SE ENTREGAN HIJOS DE “MÉDICA”

La tarde de ayer un grupo de personas, aparentemente familiares de Rosa, una mujer que ha trabajado 30 años con la supuesta médica, protestaron a las afueras de la Fiscalía de Kanasín exigiendo la liberación de los hermanos Raúl M. A. y Ricardo M. A., hijos de Lizbeth A.B., quienes se habrían entregado para que su madre no pise la cárcel.

Vecinos comentan que la señora “Liz”, como es conocida, no tiene cédula profesional como doctora y el presunto consultorio no cuenta con los permisos correspondientes, incluso aseguran que no es la primera vez que le reclaman por la muerte de alguno de sus pacientes.

“Ayer precisamente le vinieron a reclamar, un señor le grito que por culpa de ella su esposa había muerto. Un muchacho agresivo la golpeó”, dijo la testigo con iniciales M. N.

Ante la clausura por parte de la Secretaría de salud por riesgo sanitario, no se sabe nada por parte de la autoridad, asimismo, el Ayuntamiento que encabeza Edwin Bojórquez no ha emitido algún comunicado del por qué este lugar operaba con el posible conocimiento de la Comuna.