Tribuna Campeche

Diario Independiente

Carmen, sitio de sangre y muerte

Da click para más información

SOMETE DELINCUENCIA AL GOBIERNO ESTATAL; NULOS RESULTADOS DE MARCELA   

El Gobierno del Estado ha sido sometido por la delincuencia, pues en menos de 30 días, Carmen se ha convertido en sitio de sangre y muerte por delitos de alto impacto, lo que evidencia los nulos resultados de la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, la guanajuatense Marcela Muñoz Martínez, coincidieron Javier Bello Ávila y Gerardo Barrera May, presidente de Contraloría Ciudadana de Carmen y coordinador estatal del Frente Nacional Socialista Institucional Mexicano (Frenasim).

Bello Ávila indicó que la estrategia de seguridad ha fallado, ante lo cual son necesarias acciones que permitan retomar el rumbo y brindar seguridad a la población, quien hoy vive con temor a ser víctima de los efectos de delincuencia, que ha sentado sus bases en el Municipio y en la entidad.

“Hoy vemos actos de alto impacto en Carmen, también en Calakmul y el resto de la entidad, donde la sangre de los campechanos es derramada bajo el argumento que se trata de una pelea por el territorio, por parte de grupos delictivos”.

De nada sirve —aseveró—, a los carmelitas saber que estos delitos en la Isla son producto de la lucha entre grupos delictivos, si no pueden salir con tranquilidad a las calles y sienten miedo que sus familiares pierdan la vida en uno de estos crímenes.

“Vemos con tristeza que la gobernadora Layda Sansores San Román está más enfocada en sus peleas intestinas y en denostar a sus adversarios políticos, que en dar resultados ante los problemas que aquejan a la ciudadanía, lo cual es lamentable”.

Barrera May dijo que tanto la gobernadora Layda Sansores como Marcela Muñoz, le han quedado a deber al pueblo de Carmen y Campeche, por los nulos resultados en seguridad.

“Ni las selfies, ni los viajes con cargo a los impuestos del pueblo que promociona la guanajuatense Muñoz Martínez, han dado los resultados esperados, ya que cada día se da un paso más a convertirnos en un Estado violento, de muerte y sangre”.

Las autoridades están obligadas a dar resultados en la lucha contra la delincuencia, de lo contrario, que renuncien, porque los carmelitas merecen y exigen seguridad y tranquilidad, finalizó.