Tribuna Campeche

Diario Independiente

Gobernadora verdulera

Mientras que en otras administraciones, la Consejería Jurídica del Gobernador (o Gobernadora) era encabezada y presidida por verdaderos juristas, por abogados con experiencia, probidad y profesionalismo, en los tiempos actuales esa dependencia se ha convertido en una jaula de las locas.

Antes, cuando los Gobiernos realmente trabajaban por el bien del pueblo, y promovían leyes o reformas para mejorar las instituciones, la seguridad, la democracia, etcétera, la Consejería Jurídica era una fuente de consulta y de coordinación con el Poder Legislativo, para tratar de obtener los mejores resultados.

Se atribuye a esa unidad jurídica la ardua defensa del territorio campechano, y el que se impidiera un despojo territorial por parte de políticos quintanarroenses insaciables. Alcanzar ese triunfo no fue tarea fácil, y requirió indudablemente, de todo el conocimiento y la experiencia de quienes se encontraban al frente de esa área.

Hoy, el asesor jurídico de la gobernadora ni siquiera es campechano. Se lo trajo de la Ciudad de México no para coordinarse con los diputados a fin de trabajar en mejores leyes y reglamentos, sino como su abogado personal, como su defensor de oficio, y como su consultor para emprender demandas penales y recursos legales en contra de sus principales adversarios políticos, en contra de medios de comunicación y periodistas, o contra aquél que se atreva a “faltarle al respeto” por su condición de mujer. Gulp.

Se han contado muchas aventuras del “jurista” foráneo que asesora a la mandataria. Su vida íntima y personal no deja de ser privada, y por eso no daremos detalles, por el momento, pero sin duda alguna que un tipo sin valores ni principios morales en lo individual, se comportará de la misma forma en lo general y en su desempeño público. Y eso sí afecta a los campechanos.

Hace unos días, la mandataria reveló que hay por lo menos 33 demandas en su contra por diversos temas. La mayoría de ellas por violar las leyes electorales, por incurrir en violencia de género contra mujeres de otros partidos, por saquear recursos en la Alcaldía Álvaro Obregón y por otros temas que no quiso detallar. Ella por su parte ha promovido al menos 50 recursos legales contra sus adversarios y periodísticas críticos.

Es decir, más de la mitad de las actividades de la gobernadora las dedica a defenderse de esas demandas, y a atacar a sus demandados. Se la pasa de barandilla en barandilla, de pleito en pleito, de juzgado en juzgado. Y el gasto por esos menesteres es multimillonario. Por eso no gobierna. Y por eso tampoco hay resultados.

Una verdadera pena que alguien que se promovió toda su vida como luchadora social, vaya a terminar su vida política como simple verdulera pleitista.

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!