Tribuna Campeche

Diario Independiente

Minutos de fama

En el cuarto de guerra del Palacio Real, el Tarado sin Cerebro, sobrino predilecto y titiritero principal de la Tirana, festejaba eufórico que al fin había logrado su añejo sueño de convertir a su tía la loca, en tendencia nacional en las redes sociales.

—“Todos hablan de tí, estás en todos los noticieros, en las redes sociales, eres tendencia hasta en Tik Tok por la cantidad de memes que te han hecho. ¡Bravo tía, lo logramos!”, festejó el Santo Niño del Riñón Donado.

El rostro de la senecta de Palacio pareció agrietarse aún más por las arrugas. Sus de por sí abultados labios, engrosaron todavía más, sus ojos enrojecidos de tanto llanto y sus párpados hinchados por el insomnio de las mil preocupaciones, intentaron emular una sonrisa.

—¿Tu crees, Taradito? ¿Estamos haciendo bien las cosas?

—-“Tooootalmente… Tooootalmente…” respondió el sobrino incómodo al tiempo que le ponía a la vista los informes más recientes sobre la cantidad de menciones que tenía la hija predilecta del Sátrapa Negro en las redes sociales y en los medios informativos.

—Tienes razón anencefálico sobrinito… Tienes razón… Están hablando de mí. No hay duda que eres un genio, no sé porqué te corrió tu exjefe Vandalito. Pero déjame ver qué dicen los comentarios, exigió la gobernanta.

—-Nooo tía, eso es lo de menos. Lo importante es que están hablando de tí, y eso es gracias a mi trabajo, a mi asesoría y a las generosas aportaciones de mi Chacha Walas a los chayoteros a nuestro servicio.

Los ojos de la mandataria se acercaron hacia la pantalla del equipo desde donde monitoreaban los reportes y sus pupilas se dilataron para tratar de enfocarlo hacia las letras de los comentarios.

—Oye Taradito sólo alcanzo a leer que dice. Hazme el favor de leerme algunos de esos mensajes, seguramente serán un bálsamo para mi corazón.

—En todos lados dicen que te aman, que te adoran y que Marcela es la preferida de todo el pueblo.

No conforme, la hija del Cacique fue por una lupa y poco a poco alcanzó a agrandar las letras para leer todos los mensajes que fluían como cascadas en las redes sociales.

—Oye Tarado, en todos los mensajes me mientan la madre y también exigen mi renuncia —reclamó. Además piden “Fuera Marcela”. ¿Qué pasó? ¿A qué se debe?

—No no les hagas caso tía —respondió el Tarado sin Cerebro— lo importante es que hablan de ti, y que eres tendencia nacional. Lo demás es lo de menos. Vamos bien. Vamos bien.

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!