Tribuna Campeche

Diario Independiente

Desaparecer poderes

No es descabellada la propuesta planteada en el Senado de la República para la desaparición de poderes en Campeche. Es el paso necesario para restaurar la gobernabilidad y para que impere el Estado de Derecho, el cual se ha visto vulnerado por las arbitrariedades de la gobernadora.

Pudiéramos empezar por cuestionar si en verdad existe división de poderes en Campeche, o es el Ejecutivo el que somete a los demás a sus caprichos y antojos.

Ya vimos, por ejemplo, que la Fiscalía General se ha dedicado a inventar e inflar expedientes contra los enemigos políticos de la gobernadora, y que el Poder Judicial, sin la menor independencia, obsequia las órdenes de aprehensión para que se consume la venganza de la mandataria contra sus enemigos.

El Poder Legislativo ha sido alfombra que pisotea la gtobernadora cada vez que se le pega su gana. La bancada morenista y sus aliados están sometidos a sus designios. Le aprueban las leyes que necesita para joder a los campechanos y le frenan las propuestas para meterla en cintura, por ejemplo, mediante la revocación de mandato.

La titular del Ejecutivo tampoco ha cumplido cabalmente con sus funciones. Se la ha pasado de paseo desde hace dos años y medio, y ha dejado el control del Gobierno en manos de su sobrino loco y oligofrénico, que ha tenido el acierto de conducir a Campeche rumbo al despeñadero. ¿Qué profesión tiene? Ninguna. Es mediocre de nacimiento.

Así las cosas, no hay muchos poderes qué desaparecer en Campeche, ya que están desaparecidos desde hace dos años y medio. Tal vez lo que se necesita es reordenarlos, ponerlos a funcionar con independencia y autonomía, como mandan los cánones. Pero eso no ocurrirá mientras tengamos en Palacio a una gobernadora arbitraria, prepotente y visceral que no razona debido a su senilidad.

En aras de la objetividad, hay que reconocer que es muy difícil que prospere la propuesta de desaparecer los poderes en Campeche. En el Senado hay mayoría absoluta de morenistas, y éstos, como parte de la misma mafia, se protegen entre sí, y seguramente desecharán la moción.

Por eso es importante que los ciudadanos entendamos la trascendencia de la elección que se avecina. Para darle independencia al Poder Legislativo, tanto a nivel estatal como federal así como al Senado de la República, que debe tener mayoría opositora. Sólo así se podrán reordenar las cosas y meter en cintura a los gobernantes que se han excedido en el desempeño de sus funciones o que se niegan a acatar la voz del pueblo.

El voto es el arma más valiosa para cambiar el actual estado de cosas. No hay que venderlo, ni arrendarlo, ni subastarlo.

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!