Tribuna Campeche

Diario Independiente

Retoma la Isla el apodo de “Ciudad del Crimen”, manifiesta Paz López

“PAN Y CIRCO” CON PABLO GUTIÉRREZ, SEÑALA

Desde que llegó a gobernar la cuarta transformación a Campeche, particularmente a la Isla, la ciudad de nuevo retomó el apodo de “Ciudad del Crimen”, afirmó el presidente del Consejo Político Estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Campeche, Acisclo Paz López.

Al alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus —aseveró—, lo único que le interesa es darle “pan y circo” al pueblo, en lugar de generar condiciones que garanticen la seguridad a los ciudadanos, quienes le pagan por gobernar.

Tras la última ejecución de un varón en la avenida Isla de Tris, el solaztequista reiteró el pésimo desempeño de la secretaria estatal de Seguridad, la guanajuatense Marcela Muñoz Martínez, y de su hija Samantha Bravo en la policía local.

“Es raro que antes de gobernar la 4T, Campeche era más seguro, y aunque en Carmen había problemas, no eran continuos, pero ahora casi a diario hay uno o dos ejecutados”.

Causan vergüenza quienes en redes sociales justifican a las autoridades, porque el ambiente que abraza a los carmelitas es de terror.

Lamentó que con la política de “abrazos no balazos” del presidente Andrés Manuel López Obrador, los Gobiernos de segunda y tercera línea crean que también se pueden “echar de panza” e ignorar lo que sucede en sus Municipios, como en la Isla.

“Cualquier persona como alcalde o como presidente de la República, tiene que dar respuesta a la ciudadanía en cuanto a seguridad, y si la cabeza está mal, los brazos están peor, y es lo que sucede”.

Las autoridades no dan resultado positivo, la gobernadora Layda Sansores nunca está en Campeche, sino anda paseando y su único interés es el show del jaguar, y aquí al alcalde Pablo Gutiérrez sólo le da “pan y circo” al pueblo.

SÓLO CARAS BONITAS

Por otra parte, criticó que haya pasado más de año y medio de Administración, y tanto Muñoz Martínez como Bravo Muñoz han demostrado que sólo sirven como caras bonitas en las dependencias de Seguridad. El Estado entró en una etapa donde no hay eficiencia ni eficacia en las acciones preventivas de delitos y en investigación, y aunque a muchos enoje que seamos considerada la “Ciudad del Crimen”, es una realidad que en eso ha convertida la Isla por la cuarta transformación.