Inicio»Sociedad»Códices revelan sobre la fauna americana

Códices revelan sobre la fauna americana

0
Compartidos
Google+

El arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Edgar Daniel Pat Cruz, en su aportación sobre el tema de la fauna en la Colonia, habló ante estudiosos y naturalistas sobre los códices en la historia novohispana 1519-1560.

Refirió que, en su segundo viaje a América, Diego Álvarez Chanca levantó muchas referencias, aunque breves, sobre pavos domésticos, gorriones, golondrinas y a los papagayos, dando a conocer sus datos en una carta que permaneció inédita hasta principios del siglo pasado.

En la medida que aumenta el tránsito de los viajeros hacia también aumentó el interés de la corona por conocer los diversos territorios.

Para mejorar los sistemas informativos de la corona crea una sala especial dentro del Real Consejo de Castilla donde se comienza a recibir documentos sobre la corona. Esta sala es el antecedente de lo que hoy es el Consejo de Indias.

En este periodo, las obras relevantes son: Décadas del Nuevo Mundo, de Pedro Mártir de Anglería y el Sumario de la Natural Historia de Las Indias, de Gonzalo Fernández de Oviedo, su magna obra que nunca llegó a ver publicada (1857) debido a su muerte.

El primero, escrito en latín, presenta Informes acerca del clima, de la gente indígena, se discute si realmente se llegó a Las Indias y si había algunos productos naturales que se llevaban para comprobar los dichos de los viajeros.

Por su parte, el Sumario Natural, de Oviedo publicado en 1526 es el resultado del viaje del autor a Las Indias. Esta obra es muy importante ya que representa una de las primeras fuentes en las que se base la Historia Nacional acerca de la riqueza americana. Razón por la que Oviedo se le puede considerar como uno de los primeros viajeros a América que trata cierto conocimiento de la naturaleza además le da una difusión importante ante el público europeo.

El Sumario es la primera obra de carácter naturista sobre el Nuevo Mundo y que las aves ocuparon un lugar predominante con importantes descripciones de colibríes, guacamayas, guajolotes venidos de las Indias, y el tucán.

“Llegan los españoles, ven todo y empiezan a describir pero también comienzan una batalla con ellos para quitarles su ideología, someterlos y cambiar su forma de vivir”, asentó Pat.

El origen de esta información sólo está escrito de los informes que posteriormente dieron paso a los informes de las autoridades civiles de ese entonces, así como una gran cantidad de documentación generada por los habitantes o visitantes de la misma colonia. En todas ellas se refleja la necesidad de describir la naturaleza en grande; muchos años después se va publicando y debido al desinterés de la Colonia Española por dar los escritos a conocer.

Estos conquistadores, al tiempo que mencionaban las batallas describían los paisajes en los cuales estaban y se dan cuenta de los usos y costumbres prehispánicos.

Citó dos referencias importantes de cronistas de la época, como la Carta de Relación enviada a su Sacra Majestad de Nuestro Emperador Por Hernán Cortés entre 1520-1524 que sirve para justificar ante la Corona Española su campaña militar.

La otra, es la Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España escrita por Bernal Díaz del Castillo terminada de escribir en 1568 aunque fue publicada en 1632; “ambas coinciden en las observaciones y por ello pueden considerarse como complementarias; contienen descripciones de la naturaleza, ofrecen datos acerca de las formas de los cultivos, datos de animales y plantas en el mercado de Tenochtitlan.

Describe la sorpresa de los españoles de la llamada Casa de las Aves, que fue incendiada por Hernán Cortés. “No era un zoológico era un parque donde tenían a los animales para su autoconsumo, para la obtención de plumas y hasta para comer.

El arqueólogo habló también del denominado Vocablo en Lengua Mexicana (1571) que registra 65 nombres de especies indígenas de aves como el flamenco y espátula rosada; cerceta alas azules, guajolote ocelado, entre otras.

Asimismo, “Historia natural y moral de las Indias, por Joseph de Acosta (1590) donde hala de guajolotes, patos, codornices, águilas, halcones, patos, que jugaban parte de la alimentación prehispánica.

Noticia anterior

Árbol del ramón, alimento del pasado para nuestro futuro

Siguiente noticia

Más dinero a partidos políticos