Tribuna Campeche

Diario Independiente

Conservado retablo en Calkiní

El altar de la iglesia de San Luis Obispo es uno de los más bellos de la Península

El retablo de San Francisquito no es el único ejemplo de arte barroco, pues uno de los más bellos de Península es el de la iglesia de San Luis Obispo, ubicada en el municipio de Calkiní.

En el 2006 la restauradora Paola Lozano expresó que éste presenta características estilísticas únicas en la Península, y a pesar de los años y de los conflictos que se han gestado en nuestro Estado, como la Guerra de Castas (1847-1901), es realmente asombroso que se haya conservado como lo vemos en la actualidad.

Mide más de 15 metros de alto, tiene de ancho más de 10 metros y está hecho de madera del siglo XVIII, al parecer de manufactura local, con elementos teñidos de rojo, negro y dorado; está completamente laminado en oro y plata resaltando además fondo azul pálido. Sus columnas, cornisas y demás elementos están pintados de rojo, negro y oro.

En la parte inferior del retablo están las imágenes de San Lucas, San Marcos, San Juan y San Mateo; en el segundo nivel está la figura de Cristo Resucitado, el Santo Niño de Atocha y el Cristo de la Columna. En el tercer nivel o superior, están San Fabián, San Luis Obispo y San José.

En el siguiente cuerpo se aprecia a Santo Domingo de Guzmán, la Purísima Concepción de María y San Francisco de Asís y; en el remate se ve a Cristo Crucificado y el Espíritu Santo.

 

MÁS BARROCO

Por otra parte, la iglesia de San Francisco tiene un retablo con estilo barroco, sin embargo, el historiador José Manuel Alcocer Bernés refirió que no es original.

“Es relativamente moderno porque es de los años 40, elaborado por un carpintero campechano de apellido Rosado; toma elementos barrocos y podemos ver columnas salomónicas y medallones, pero no es original”, aportó.

Alcocer Bernés precisó que los de San Francisquito y del Dulce Nombre de Jesús datan del siglo XVI, XVII y XVIII.

Hace aproximadamente dos meses autoridades entregaron un donativo a nombre del Municipio de Campeche para emplear estos recursos en la culminación del rescate del último retablo de la iglesia de San Roque, mejor conocida como San Francisquito.