Inicio»Sociedad»Reciben primavera con equinoccio en Edzná

Reciben primavera con equinoccio en Edzná

0
Compartidos
Google+

En la zona arqueológica de Edzná se vivió una vez más el equinoccio de primavera, donde visitantes locales, nacionales y extranjeros pudieron participar en conferencias, talleres y rituales mayas que evocaron el pasado de los antiguos pobladores de esta región.

En el evento, que fue organizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), José Matos Enrique inició actividades culturales con los niños a través de talleres con materiales reciclables.

En esta ocasión, personal del INAH realizó estos talleres que comúnmente se llevan a cabo en otras festividades como el Día Internacional del Museo, además de que promueve el fomento a la lectura desde las zonas arqueológicas.

Este es un movimiento a nivel nacional que se realizara a través del libro “El Pájaro Toj”, una publicación de la maestra Cessia Chuc, quien a través de la narrativa e ilustraciones logra difundir el fomento a la lectura, incluso con la realización de una máscara de esta solitaria criatura.

El pájaro Toj es un ave de la región cuya leyenda narra que fue una ave hermosa y de gran plumaje, pero arrogante, pero a causa de una tormenta pierde parte de la cola y se convierte en un ave solitaria.

Por otra parte, el arqueólogo Daniel Paat Tuz, a través de su conferencia La observación del cielo y los cuerpos celestes en la época prehispánica, ofreció una introducción acerca de las culturas mesoamericanas, dando a conocer que los equinoccios no sólo se dan en esta región, sino que también se dan en toda Mesoamérica.

Paat Tuz habló de los mayas peninsulares e hizo referencia a los equinoccios y los solsticios, y se enfocó en la observación del cielo y sus cuerpos celestes, que son los que dan vivencia a esta estación.

Otro de los conferencistas fue Marco Antonio Carbajal Correa, director de museos del Centro INAH Campeche, quien en pleno centro de la zona arqueológica de Edzná recordó la conmemoración del equinoccio de primavera y remarcó la importancia de este.

Explicó que el fenómeno cuando los rayos solares se alineaban perpendicularmente con el ecuador alrededor de las cuatro de la tarde cuando la eclíptica del sol, o sea el caminito que sigue el sol, se cruza con el ecuador y cruza hacia lo que sería su recorrido al norte.

Este fenómeno con más de tres mil años tuvo también una importancia arquitectónica, pues permitió a los antiguos pobladores alinear sus ciudades, pues la mayoría de las ciudades prehispánicas están orientadas con la salida del sol.

Carbajal Correa señaló que en el posclásico se desarrolló la hierofanía o sea la interpretación religiosa de algo que va a suceder, como es el caso de bajada de la serpiente en Chiche Itzá  que juega con la luz y con la sombra.

Externó que Campeche es un Estado en que todavía se siguen realizando estas ceremonias como la del Cha-Chaac para pedir la lluvia en las regiones del Camino Real y Los Chenes.

Noticia anterior

Detenidos en El Carmen a la FGE

Siguiente noticia

Propone prueba de próstata

51 Comentarios