Tribuna Campeche

Diario Independiente

Papá fabrica tenis personalizados para su hija; video viral

Da click para más información

La usuaria Laura Emilia Picón (@lauraemiliapicon) mostró el tierno detalle que su padre tuvo con ella.

 

Por sus hijos, los padres son capaces de cualquier cosa, y a veces este tipo de acciones se vuelven virales en redes sociales, por ejemplo: el hombre en Yucatán que construyó un trenecito con barriles para jugar con sus pequeños o la mujer que felicitó a su hija con mucha emoción tras un maratón a pesar de que llegó en último lugar.

Ahora un papá se ganó el corazón de cientos de internautas, sobre todo de TikTok, porque fabricó unos tenis personalizados para su hija; ella compartió esta situación en su cuenta.

 

La usuaria Laura Emilia Picón (@lauraemiliapicon), que se desempeña como abogada y vive en León, mostró el tierno detalle que su padre tuvo con ella al hacerle un calzado muy especial.

La joven compartió en la red social de videos cortos todo el proceso de fabricación: “Mi papi me compró unos cortes y unas suelas”, comentó al inicio de la grabación.

“De volada se puso a montarlos”, señaló, y captó el momento en que su papá montó los cortes sobre moldes para ajustarlos con un martillo. “Cada vez me iban gustando más”, agregó.

Luego, Laura mostró los cortes ya con forma de tenis, y tras esto el momento en que su papá los puso al fuego para pegarlos a las suelas. “A calentarlos para pegarlos”, dijo.

“La acomodada es lo más difícil”, resaltó la tiktoker, pero su papá “con la pura chaira los sacó”.

Ya con los tenis listos, el padre se los dio a su hija como un gran regalo: “Tenga mi princesa”.

@lauraemiliapicon #zapapitosnuevos #mipops #laheredera #laconse ♬ Samba Pa Ti – Santana

Por último, Laura Emilia presumió su calzado personalizado con la frase: “Chulos de preciosos. Gracias papi”.

Destaca que este video se volvió viral en TikTok, donde ya acumula más de 5.5 millones de visualizaciones y más de 500 mil comentarios. ¡Un regalo que la joven nunca olvidará!

 

Fuente: Milenio