Inicio»Yucatán»Pepineros yucatecos, en abandono oficial‏

Pepineros yucatecos, en abandono oficial‏

0
Compartidos
Google+

Pese el aumento del número de pepineros muertos y descompresionados, Yucatán carece de un Programa Integral de Protección a la Salud de los Pescadores, estrategia que a la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY) le corresponde desarrollar.

Pese que el programa lo establece la Ley Federal de Salud, hasta el momento no hay estudios relacionados a dicha problemática así como una acción de presentación de propuestas.

Lo peor de todo, ha transcurrido poco más de cinco años desde el anuncio de la construcción de la Cámara Hiperbárica más grande de Latinoamérica en el Hospital General “Dr. Agustín O’Horán”, la obra permanece como inconclusa, en la cual se destinó cerca de 100 millones de pesos.

En menos de una semana, una buzo ya perdió la vida y cuatro más fueron diagnosticados como descompresionados, por lo que a futuro corren el riesgo de padecer algún problema de salud.

El pasado sábado 12, feneció Isidro López Morales, de 26 años de edad, originario de Quintana Roo, quien laboraba en la lancha “Grissel”, cuando capturaban pepino de mar frente al puerto de Sisal, comisaría de Hunucmá.

La embarcación arribó al muelle de la Base Acuario del Resguardo Marítimo Federal del puerto Yucalpetén en Progreso, cuando el joven pescador ya había fallecido.

Ese mismo día, en Sisal, Eugenio Sosa Cobos resultó descompresionado, mientras que en Celestún, Luis Zaragoza y Jorge Cruz Contreras, oriundos de Dzilam de Bravo y de Champotón, Campeche, respectivamente.

Asimismo, el domingo 13, René Leonardo Betancourt, de 50 años de edad, de origen cubano pero avecindado en Celestún, presentó síntomas de descompresión, pues estuvo buceando durante cinco horas

La ambulancia de traslado del Ayuntamiento de Celestún lo condujo hasta Kinchil, donde se efectuó el transbordo a la unidad Y6 de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), que lo condujo a un nosocomio de Mérida para su atención.

A cinco años del anuncio de la construcción de la Cámara Hiperbárica, hasta el momento la obra aún no concluye, a pesar que el objetivo era brindar servicio a pescadores con problemas de descompresión, personas con trauma, enfermos de diabetes, recién nacidos con determinada patología, principalmente.

Incluso, por su capacidad es la primera en tipo, en Latinoamérica, la cual brindará servicio las 24 horas, independientemente del día del año.

Sin embargo, hasta el momento, el O’Horán aún continúa con su cámara de monoplaza, es decir, de atención a una persona a la vez, cuando el proyecto de la aquella entonces gobernadora Ivonne Ortega Pacheco era atender a 20 por sesión.

 

Noticia anterior

Cuentas del Carnaval de Mérida enfrenta a regidores‏

Siguiente noticia

Abandonado el Templo de Monjas‏