Inicio»Yucatán»Derrocha Marc Anthony sensualidad y alegría en el Coliseo

Derrocha Marc Anthony sensualidad y alegría en el Coliseo

0
Compartidos
Google+

Ante unas ocho mil personas el cantante Marc Anthony derrochó sensualidad y mucha energía durante el primer concierto que ofreció la noche del martes en Mérida, en el Centro de Espectáculos Coliseo Yucatán.

¡Por fin se dio! exclamó el neoyorquino ante un público que se le entregó al salsero y romántico durante las casi dos horas de espectáculo.

Los asistentes no dejaron de corear y bailar con el intérprete, quien movía sus caderas y arrancaba los gritos de sus fans que enloquecieron con el Tour Vivir Mi Vida 2014.

“Valió la pena” fue el primer tema que Marc interpretó, con el sonido de la melodía los asistentes se levantaron de sus asientos para comenzar la fiesta.

Marc apareció sobre el escenario por medio de un elevador ataviado en un traje sastre completamente negro, con zapatos de charol en el mismo tono y sus acostumbradas gafas oscuras.

El intérprete neoyorquino pero de origen puertorriqueño, inyectó alegría, energía, sabor a su público que le respondió de la misma forma.

Las luces se apagaron y comenzaron a sonar los primeros acordes de uno de sus más grandes éxitos “Y hubo alguien”, en donde el coro fue el respetable que entonó la letra de la canción y en donde Marc dejó ver sus ojos negros.

Evidentemente emocionado en tierra maya agradeció a sus seguidores su presencia entre una canción y otra.

Al interpretar el tema “Hasta ayer”, dejó que se luciera su violinista Eddie Venegas, para continuar con “Enamorado”, “Qué precio tiene el cielo”, “Te conozco”, “Y cómo es él”, de José Luis Perales; y “Hasta que te conocí”, de Juan Gabriel.

“Vivir lo nuestro”, tema que originalmente canta a dúo con la India, fue de los más aplaudidos.

El baterista y dueño de los timbales, Jessie Caraballo, hizo un solo para darle más realce a la canción.

No faltó el corazón de peluche, y las prendas intimas en donde le escribieron el número de celular a lo que el artista de 45 años de edad, respondió con una seña de que llamaría, además de secarse el sudor con las pantis.

Después de hora y media de concierto Marc Anthony se retiró y gritó “gracias mi gente”, pero el reclamo del público lo hizo regresar para interpretar un tema más y besar el piso del escenario y arrodillarse para luego entonar el primer sencillo de su disco 3.0 “Vivir mi vida”, con lo que enloqueció al respetable.

Tras la canción Marc gritó “que Dios me los bendiga mi gente, muchas gracias”, para luego desaparecer en el mismo elevador.

Noticia anterior

Revista Musical Yucateca rinde homenaje al dueto Bingo Show

Siguiente noticia

Panistas, listos para elegir al nuevo líder