Inicio»Yucatán»Pesca ribereña se extingue

Pesca ribereña se extingue

0
Compartidos
Google+

La pesca ribereña de Yucatán tiende a desaparecer, afirmó la especialista de la Unidad Mérida del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), Silvia Salas Márquez, quien advirtió que de continuar con el actual ritmo de captura, en 2018 habría una veda total para el pulpo, el mero y el pepino de mar.

Remarcó que son diversos los factores que provocan ambas anomalías, tal el caso del cambio climático, las presiones del mercado y la falta de regulaciones.

Por ello, la urgencia de establecer medidas para fomentar la cultura de la pesca responsable, pues estas especies marinas tienden a desaparecer del litoral yucateco, lo que provocaría un serio problema socioeconómico.

“La pesca ribereña sufre presiones que amenazan su existencia, fenómeno global del cual Yucatán no se escapa”, acotó la investigadora del departamento de Recursos del Mar del Cinvestav-Mérida.

Señaló que a nivel mundial, la pesca artesanal y las capturas ribereñas van en declive debido a las presiones de una intensa industrialización y la existencia de mercados no regulados que incluso, ponen en peligro la vida de los pescadores tradicionales.

A pesar que la captura del pepino de mar es una pesquería reciente, corre el riesgo de desaparecer en poco tiempo debido a la fuerte demanda que tiene en países asiáticos, sobre todo porque esta especie tiene poca movilidad, es decir, se le captura fácilmente.

Comentó que otros países acabaron con el pepino de mar en lapsos de cuatro años, y mientras no se regule esta actividad, lo mismo ocurrirá en Yucatán.

“Un problema no sólo es la presión de pesca, mientras haya quien la compre habrá quien la venda, mientras hayan mercados que no son regulados, existirá esa posibilidad de desaparecer, y ese incentivo para capturarlo ilegalmente”, expresó.

Salas Márquez enfatizó que otra especie que está en peligro, desde hace años, es el mero, sobre todo a causa de la captura industrial y a fenómenos naturales como los huracanes y la marea roja.

Recordó que en 1979, se capturaron casi 20 mil toneladas de mero, mientras que actualmente los niveles son muy bajos, pues se pesca en promedio entre seis mil y siete mil toneladas al año.

La única pesquería que se ha mantenido en Yucatán es la de pulpo, pero aún así hay una fuerte presión, pues en este año a pesar que a finales de octubre se llegó al tope máximo, de 10 mil 200 toneladas, la capturará continuará hasta el último día autorizado, el próximo lunes 15.

Indicó que existen otras especies comestibles, como la de la langosta, que también deja importantes derramas económicas a los pescadores ribereños.

Noticia anterior

Demandan a ex agente ministerial por no cumplir con su deber

Siguiente noticia

Captura de camarón, “estable en su caída”

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *