Tribuna Campeche

Diario Independiente

Un centenar de ejidatarios exigen pago de sus tierras

Los campesinos se manifestaron frente al Palacio de Gobierno; piden salida de Andrade Muñoz

Un centenar de ejidatarios del municipio de Kanasín protestaron frente al Palacio de Gobierno para exigir el pago de 400 millones de pesos por concepto de la venta de dos mil 33 hectáreas de tierras que fueron utilizadas para la construcción de varios fraccionamientos en esa localidad.

Los inconformes arribaron al primer cuadro de la ciudad al mediodía de ayer para denunciar que el problema está relacionado con los negocios de José Manuel Saiz Pineda, ex tesorero del ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo, quien en 2008 efectuó “trucos legales” para apropiarse de los terrenos.

La protesta entorpeció por un buen rato la afluencia vehicular y ante el número de inconformes, arribaron más de una decena de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), quienes estaban resguardados en el patio central de la sede del Ejecutivo local.

Con pancartas los ejidatarios exigían que les hagan justicia por la compra de sus terrenos que aún no les pagan.

El asesor de los inconformes, Manuel Santos Pech, explicó que se trata de dos mil 33 hectáreas que vendieron desde hace seis años a empresarios que se asociaron con Saiz Pineda (hoy preso junto con Granier Melo) para la construcción de viviendas.

Han calculado que les deben pagar por lo menos unos 400 millones de pesos, que constructoras no han querido sufragar ni tampoco el Gobierno Federal que expropió sus terrenos ejidales.

“Resulta que hay familias que ahora ya habitan en esos fraccionamientos, sin embargo no les cobramos a ellos por uso de suelo, sino a quienes les vendimos esas tierras”, insistió.

Denunció que lamentablemente los ejidatarios  tuvieron contactos con ex funcionarios del Gobierno de Tabasco,– acusados de enriquecimiento ilícito– y con quienes acordaron la venta de esos terrenos.

“Pero jamás nos dieron un solo peso y resulta que hicieron negocio con ello cobrándoles a las familias que ahí construyeron sus viviendas, pero pues los dueños son los ejidatarios”, resaltó.

Santos Pech reconoció que el Gobierno Federal los expropió protegiendo a las familias que ahí habitan “pero nosotros seguimos sin ver nuestro dinero”.

“Presentamos la denuncia ante el Tribunal Agrario del Estado que aún no emite un fallo y que esperamos sea a favor de nosotros para darle mayor certeza legal a la lucha”.

Por ello, entre consignas, alrededor de unas 100 personas, que aseguraban ser ejidatarios, solicitaban la intervención de las autoridades gubernamentales, pues insisten que fueron defraudados por la empresa denominada “Patrimonio Kanasín”, encabezados por su líder Nicolás Uicab Chan.

Los quejosos pidieron entre sus demandas la destitución también del alcalde de esa población, Carlos Fernando Andrade Muñoz, por malos manejos.

También acusaron de “traicioneros” al ex regidor y ex subprocurador, Rafael Acosta Solís, pues aseguran que confiaron en ellos al venderles a precios muy bajos los ejidos a Rodrigo Díaz Gutiérrez, representante de la empresa antes mencionada.

Y a pesar de que “vendieron barato”, los ejidatarios que participan en la movilización nunca recibieron un solo peso por sus tierras, precisó.

Finalmente señalaron que la empresa ya fue demandada por el delito de fraude ante la Fiscalía General del Estado (FGE) ante el temor que éstos desaparezcan con el dinero que ya fue cobrado por las tierras.

El subsecretario de Gobierno, Carlos Sobrino Argáez, recibió a una delegación de cinco ejidatarios a quienes les dijo que gestionaría una reunión con el Instituto de Vivienda de Yucatán (Ivey) y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).