Tribuna Campeche

Diario Independiente

Incendios afectan a arbolado adulto

El último corte informa que hasta el momento se han afectado 298 hectáreas de materia forestal, al suscitarse unos cinco incendios importantes

Cerca de 300 hectáreas forestales han sido siniestradas por los incendios, de las cuales 156 corresponden a arbolado adulto, informó Marcos Esquivel Mendoza, jefe de Incidentes de la delegación en Yucatán de la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

Indicó que el último corte informa que hasta el momento se han afectado 298 hectáreas de materia forestal, al suscitarse unos cinco incendios importantes.

“De los más grandes, destaca uno que duró varios días en Tizimín y otro que se extinguió apenas ayer en Ixil, el cual afectó unas 70 hectáreas”, apuntó.

De las 298 hectáreas siniestradas, 156 corresponden a material arbóreo adulto, el cual es conocido por ser de difícil regeneración.

Mencionó que la dependencia federal informa que la cantidad de incendios registrada hasta el momento es 50 por ciento menor a la contabilizada el mismo periodo del año pasado.

Esquivel Mendoza dijo que se ha detectado que parte de los incendios forestales se han presentado debido a que los cazadores no extinguen por completo el fuego de sus fogatas, por lo que los llamó a evitar estos incidentes, sobre todo ahora que empieza la parte más crítica de la temporada de calor.

“En lo que respecta a la sequía, es importante que los vacacionistas no arrojen colillas de cigarro a la orilla de las carreteras, debido a que existe material combustible suficiente para la propagación del fuego”, aseveró.

El funcionario federal resaltó el trabajo coordinado que realizan las autoridades federales para mantener vigilantes de los incendios forestales, y a través de las brigadas combatir el fuego donde se registre.

Señaló que aun cuando el número hasta la presente fecha es menor que el registrado en 2014, se mantendrán alertas para que los números no sigan aumentando.

Remarcó la importancia de que la sociedad contribuya a que no se registren más incendios forestales, evitando arrojar material combustible a las orillas de las carreteras o a los montes donde ha ocurrido la mayoría.