Tribuna Campeche

Diario Independiente

Levantarán veda del pepino de mar

Debido a la baja biomasa del pepino de mar, autoridades federales otorgarán un permiso de sólo diez días a mil 200 pescadores ribereños para capturar la especie en el litoral yucateco, anunció el comisionado de Pesca y Acuacultura, Delfín Quesada Domínguez. Reveló que en cualquier momento, el Diario Oficial de la Federación, publicará la fecha exacta de autorización del equinodermo.

“La autorización será para los pescadores de Dzilam de Bravo, San Felipe, El Cuyo, Tizimín, Río Lagartos y Las Coloradas, pues el producto es abundante en esas aguas del litoral yucateco, por lo que solo ahí se podrá capturar”, aclaró el funcionario estatal.

Recordó que el Centro Regional de Investigaciones Pesqueras de Yucatán (Cripy), realizó un estudio de la biomasa en el fondo del mar y los resultados fueron “desastrosos”.

No hay especie en aguas de Progreso, Uaymitún, Chelem, Chicxulub Puerto, Santa Clara, Chabihau, San Crisanto, Sisal, Hunucmá, Celestún ni en Telchac Puerto, abundó.

Detalló que de 12 mil pescadores sólo mil 200 del Oriente yucateco tendrán la oportunidad de capturar esta especie altamente cotizada en el mercado asiático, además se incrementará la vigilancia durante esa apertura para evitar la pesca furtiva.

“El autorización se dará este mes de abril, pues el pepino de mar se reproduce entre mayo y julio, por lo que no es posible tolerarlo durante ese lapso”, acotó.

Lamentó la depredación que sufrió el producto el año pasado, que fue muy “crítico” al grado de acabar con la especie en el Poniente del litoral que abarca Progreso, Telchac Puerto y Celestún.

“La ambición desmedida por la especie se debe a los altos precios en el mercado norteamericano, donde se paga hasta 50 dólares el kilogramo”, denunció.

Recomendó a los buzos no bajar más de lo permitido que 12 brazas, pues cuando se viola el reglamento se presentan las descompresiones.

De igual forma, expuso que los pescadores no están capacitados para bucear más allá de esas 12 brazas, pues no cuentan con equipos adecuados y personal capacitado para maniobrar desde la embarcación esta actividad.

Reconoció que los pocos permisos y escasos días causará molestia entre los hombres del mar, sin embargo, “deben comprender el daño que se ocasiona a la biomasa”.

Finalmente, Delfín Quesada, recordó que el año pasado que había especie marina suficiente se otorgaron dos permisos de un mes cada uno y ahora se redujo a solo escasos días.