Tribuna Campeche

Diario Independiente

Incendio en cono sur sigue fuera de control

Devoran las llamas más de cinco mil hectáreas

El incendio en montes de Nohalal y Becanchén, comisarías de Tekax, cumplió dos semanas de estar fuera de control y hasta el momento las llamas han consumido cinco mil 175 hectáreas, además que las altas temperaturas imposibilitan su extinción, informó Manuel Mora Ugalde, jefe de Control de Incendios de la Gerencia estatal de la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

Advirtió que el regreso de las altas temperaturas, de cerca de 42 grados centígrados en la entidad, impide a las autoridades federales y estatales controlar la conflagración en ambas comisarías.

“Afortunadamente el fuego no avanzó más debido a que la semana pasada se registró un frente frío en la Península que hizo a que bajaran las temperaturas, sin embargo no fue suficiente para que se apagara en su totalidad”, sostuvo.

Detalló que el fuego ya consumió cinco mil 175 y hectáreas y los brigadistas luchan por extinguirlo pero los vientos fuertes y calurosos no lo permiten, por lo que sigue avanzando aunque no de manera rápida como al principio.

Precisó que con las maquinarias pesadas rentadas por el Gobierno del Estado para realizar guardarrayas se logró contener varias áreas del siniestro, lo que permitió que los brigadistas y bomberos llegaran al sitio profundo para realizar sus labores.

“Esperamos que de un momento a otro llueva de manera intensa en el cono sur del Estado, para que se ponga fin a este problema que lleva ya 15 días”, acotó.

Comentó que ya se construyeron guardarrayas para aislarlo, por ello el siniestro lleva cerca de un 75 por ciento controlado “pero si no llueve pronto el fuego se intensificará y volverá a causar estragos a la vegetación de la zona”.

Aclaró que el problema no pone en peligro a los habitantes de las dos poblaciones, donde espera que esta semana el fuego sea extinguido en su totalidad.

Mora Ugalde confirmó que hubo otro incendio en Chemax, que consumió más de 465 hectáreas, además se combatieron otros siniestros que se extinguieron en pocas horas.

Recordó que en los últimos tres años se han registrado lluvias entre abril y mayo, por ello los siniestros han sido pocos y fueron extinguidos en menos tiempo.

“El reporte que tiene la delegación hasta el momento son de seis mil hectáreas dañadas a consecuencia de varias deflagraciones, y hace que la incidencia sea mayor a los casos registrados el año pasado, por la escasez de lluvias”, remarcó.

Explicó que esas seis mil hectáreas quemadas ha sido principalmente de arbolado adulto y comparado con 2014, es una cifra superior donde se registraron mil 500 hectáreas quemadas, por lo que en este mismo periodo pero del año pasado, la afectación forestal ascendió a mil hectáreas.

“Hemos detectado 13 incendios de grandes magnitudes desde febrero pasado, en el que el calor ha jugado un papel clave en la propagación del fuego”, dijo.

El funcionario federal manifestó que los incendios de Chemax, Nohalal y Becanchén son de grandes magnitudes en el Estado “lo que no se había dado en años anteriores en esta temporada de quemas”.

Finalmente, insistió en la importancia de evitar quemas agrícolas de manera clandestina, ya que afirmó que este problema genera una importante propagación del fuego.