Tribuna Campeche

Diario Independiente

Captura de pepino de mar llega a su fin en Yucatán

Pesquería deja estela de muerte y decenas de casos de buzos con descompresión

Hoy lunes es el último día de captura de pepino de mar antes que entre a veda por espacio de dos años para su conservación y reproducción, informó el delegado  de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), Víctor Alcántar Cárdenas.

Dijo que los mil 200 pescadores capturaron 350 toneladas para hacer un total de 700 toneladas, contando las 350 que alcanzaron del 25 al 30 de abril pasado en el primer permiso oficial de captación del equinodermo.

A partir del primer minuto del 26 de este mes,  la especie entra en veda y el Centro Regional de  Investigaciones Pesqueras de Yucatán va realizar estudios de monitoreo para saber la situación de la biomasa en todo el litoral yucateco, recalcó.

En el primer estudio del año pasado no hubo presencia de la especie en aguas de Progreso, Telchac Puerto, San Crisanto, Chabihau, Santa Clara, Chelem, Chicxulub Puerto, Sisal comisaria de Hunucmá y Celestún, entre otros.

En cambio sí hubo presencia del recurso en aguas de Dzilam de Bravo, San Felipe, Río Lagartos, Las Coloradas, el Cuyo, Tizimín y ahí fue donde sí hubo permiso para capturar la especie, permiso que este lunes llega a su fin, comentó.

“Es posible que el recurso entre a una etapa de dos años de veda, para procurar la recuperación de la biomasa que ha sido depredada sin descanso por algunos desde 2013 hasta la fecha”, detalló.

Por otra parte, la Federación de Sociedades Cooperativas Pesqueras del Centro-Poniente reportó que el saldo de la segunda temporada de captación de pepino de mar fue muy trágico.

Hasta el momento hay siete pescadores muertos, cinco por descompresión, uno asesinado por asuntos de dinero y otro ahogado. Hay otros 50 con problemas de descomprensión.

De los siete pescadores  fallecidos, hay cuatro yucatecos, todos originarios del Puerto de Progreso, dos de Quintana Roo y uno de Campeche que no fue identificado más que como “Licho”.

“Esto es el saldo hasta el momento en la segunda etapa de captación del equinodermo que fue del 14 al 25 de mayo”, precisó el presidente de esa Federación, José Luis Carrillo Galaz.

En el primer permiso oficial para la pesca el equinodermo que fue del 25 al 30 de abril pasados;  hubo 20 afectados por descompresión pero afortunadamente no hubo buzos fallecidos, agregó.

La derrama económica de la primera captación del equinodermo, alcanzó los 180 millones de pesos y 200 millones en la segunda temporada de captura, lo que da un total de 380 millones de pesos.

Los socios cooperativistas piden a las autoridades federales y estatales redoblar la vigilancia porque al entrar en veda la especie este día 26, se intensificará la pesca furtiva de la especie.

“El riesgo de la depredación es peor porque el pepino de mar va para un largo período de veda de dos años, lo que causará desesperación a los que viven de esta pesquería”, consideró.

Los hombres del mar continuarán ahora su “vida normal” en la captura del mero que inició el pasado 15 de marzo, el primero de junio inicia la temporada de captación de langosta y el primero de agosto van por el pulpo.