Tribuna Campeche

Diario Independiente

Mayan Tejidos, olvidado

Parcelarios se quejan que la convirtieron en un “elefante blanco”

El proyecto de “Mayan Tejidos” en Motul, que tuvo un costo de inversión de 300 millones de pesos, mezcla de recursos federal, estatal y empresarial, se convirtió en un “elefante blanco”, pues nunca pudo operar como se esperaba, denunció Bernardino Martín Chan.

El presidente de la Asociación de Parcelarios Autónomos de Motul, recordó que la empresa se construyó en el Gobierno de Ivonne Ortega Pacheco.

“El proyecto se encuentra en el municipio, la compañía iba adquirir producción local de henequén, para procesar e industrializar en diversos productos para su exportación”.

“Pero ya pasaron casi cinco años, ésta nunca pudo operar adecuadamente y eso que costó varios millones de pesos, aunque tal vez otra empresa pudiera ocupar ese espacio para echarla a andar de nuevo y generar empleos”.

Si la planta hubiera consolidado el proyecto original, se habrían beneficiado más de 18 mil parcelarios, con la venta de sus hojas de henequén.

Cabe recordar, que Mayan Tejidos tuvo una inversión de 300 millones de pesos, en la que se supone los empresarios interesados aportaron 200 millones, el Gobierno Federal de Felipe Calderón Hinojosa, 65 millones, el Gobierno de Ivonne Ortega Pacheco, 35 millones de pesos.

Abrió sus puertas en 2014, pero tuvieron problemas para adquirir las toneladas necesarias de henequén porque irónicamente el producto es escaso en Yucatán.

Incluso, generaron más de 100 empleos, pero ante la falta de ingresos, había problemas para pagar a los trabajadores, por lo que a final de cuentas cerraron la fábrica y liquidaron como pudieron a sus empleados.

Por ello, consideró necesario que las autoridades retomen este proyecto y busquen empresarios que realmente puedan echar a andar como se debe a Mayan Tejidos.

En otro asunto, recalcó que en el primer semestre del año, ya cosecharon tres mil toneladas de hojas de henequén.

El kilo de hojas está entre los nueve y 10 pesos, cuando el año pasado, costaba de seis a siete pesos.