Inicio»Yucatán»Cibercafés, bajo la lupa

Cibercafés, bajo la lupa

0
Compartidos
Google+

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey), Enrique GoffAilloud, instó al Ayuntamiento de Mérida para que inicie una investigación a los cibercafés que funcionan en la capital yucateca, con el propósito de conocer si estos negocios están debidamente regularizados y así evitar sucesos como el homicidio registrado la semana pasada.

“Va dirigido al presidente municipal de Mérida, Mauricio Vila Dosal, para que realice una revisión integral a las licencias de funcionamiento otorgadas por el Ayuntamiento particularmente en los cibercafés”.

“La intención es que se haga una revisión para ver que se apeguen a lo que consideran las licencias de funcionamiento, que se vigilen las aperturas, que se regulen bien estos sitios para evitar dobles giros y que se actúe conforme a la ley”, expuso.

Entrevistado luego de la firma de un convenio de colaboración entre la Secretaría de la Juventud de Yucatán (Sejuve) y la Codhey, el ombudsman yucateco consideró necesario que las autoridades municipales se mantengan alertas y refuercen las medidas de seguridad antes de otorgar licencias de funcionamiento.

“Sabiendo el interés que tiene el alcalde en materia de derechos humanos hacemos el exhorto y buscando la colaboración del Ayuntamiento para hacer una revisión integral en estos giros y buscar en general que se respete el tema de los derechos humanos, debido al acontecimiento terrible donde perdió la vida un joven y hay que evitar que este tipo de sucesos se vuelvan a repetir”, remarcó.

El jueves de la semana pasada fue hallado el cuerpo de Ramiro Leal, de 29 años de edad, quien era encargado de un cibercafé ubicado en el predio número 559 ubicado en la calle 64 con 69 del Centro Histórico de Mérida, en el barrio de San Juan. Tenía varias puñaladas.

Luego de este hecho, los vecinos comentaron que en el sitio además de que se rentan computadoras, funcionaba como punto de encuentro de homosexuales para tener relaciones íntimas.

GoffAilloud destacó que es imperante trabajar para que se respete la integridad física de las personas, “por ello es indispensable que no existan los dobles giros que pongan en riesgo la salud y la vida de los ciudadanos”.

Observó que los jóvenes acuden más a este tipo de negocios y por ello, dijo, se tiene que aportarle más fuerte a este sector de la población para garantizar su seguridad y el pleno respeto a sus derechos humanos.

“Los jóvenes son la generación de los derechos humanos. La información está a la mano y resulta indispensable que este tipo de actividades que se realizan en la sociedad se regulen para evitar este tipo de hechos. Además de que los jóvenes asuman su responsabilidad, hay que generar conciencia por los derechos”, acotó.

Noticia anterior

Graduación de la UAC

Siguiente noticia

Se gestionan 700 mdp para mejorar planteles

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *